Ciudad

Garbarino despidió 1800 empleados, cerró todos sus locales y quiere refundarse

 

 

En junio del año pasado, la empresa pasó a manos de Carlos Rosales, tesorero de San Lorenzo, dueño de la aseguradora Prof y radio Continental, entre otras empresas. Se quedó con una empresa con importantes deudas, 4300 trabajadores y más de 200 locales abiertos en todo el país. El panorama actual es muy diferente: cerró todos sus locales. “En Garbarino quedarán entre 300 y 500 trabajadores, que suman a 150 trabajadores de Compumundo –empresa que está concursada-, 245 operarios en las plantas de Tierra del Fuego, más algunos empleados más que hacen un total de 1.000 personas”, señaló una altísima fuente de la compañía.

Las razones de la crisis para la empresa: “Venía de una crisis profunda de 2017 y 2018, las razones las sabrá el directorio anterior. Cuando tomamos la empresa no se hizo un due diligence demasiado exhaustivo, los trabajadores no cobraban el sueldo y los locales no tenían mercadería.  Cuando empezamos a trabajar tuvimos un crecimiento sostenido. En marzo vino la segunda ola y tuvimos que cerrar todas las sucursales. Veníamos con una empresa que facturaba 15 millones de pesos por día con un stock de 30 millones de pesos y en marzo la llevamos a facturar 4500 millones de pesos. El cierre de las sucursales, la pandemia, la falta de asistencia, hace que todo se complique. Pedimos ayuda y nos dieron Repro de $22.000, planteamos un pedido de avales al BICE para poder tener mercadería y al no lograrlo, no nos pudimos recuperar. No podemos sostener un negocio con 3.500 empleados”, según explican desde las oficinas centrales de Garbarino.

A Garbarino no le faltaron compradores, pero nadie pudo concretar la compra porque Carlos Rosales les bajó el pulgar.  Ni Facundo Prado de Supercanal, ni diversos ofertantes de Estados Unidos que buscaban quedarse con el negocio online. Desde la empresa sostuvieron: “Prado no ofertó cinco millones de dólares como dicen y nos hizo perder cuatro meses y eso nos destruyó”, señalaron.

El ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria

Mientras tantos, los trabajadores se sostuvieron con ATP, Repro y recién cobraron el Repro 2. Sin aportes, ni obra social, hicieron varias marchas y no obtuvieron respuesta. Sólo telegramas de despido. Si bien el ministerio de Trabajo decretó la Conciliación Obligatoria hasta el 17 de noviembre, nada indica que se cumpla. Tampoco pasó cuando se decretó lo mismo con Compumundo. Durante varios meses fueron al ministerio de Trabajo y no tuvieron éxito en las audiencias ya que la empresa nunca dio una solución.

Desde Garbarino aseguran que no habrá despidos en las dos plantas Tecnosur y Digital Fueguina de Tierra del Fuego. Insisten en que están trabajando para poder terminar el trabajo a fason pendiente de aires acondicionados para Newsan y reconocen la gran ayuda del Gobierno fueguino.

Sobre Compumundo aseguran que “la empresa esta concursada, tenemos  16 locales y 150 trabajadores en sucursales y administración. Desvinculamos 170 personas, al estar la empresa concursada, la instancia judicial resolverá las indemnizaciones”.

Respuesta a las denuncias de estafa de Garbarino Viajes

En relación a Garbarino Viajes y el aluvión de denuncias de estafa señalaron: “más allá de la coyuntura estuvos dos años de inactividad y está sin funcionamiento. Estamos trabajando para resolver esas cuestiones, en la medida que podemos. No es una situación que hayamos buscado ni agradable para la gente. Trabajamos para ponerla productiva, hacerla sólida y que crezca”.

Si bien los telegramas de despido a los 1800 trabajadores de Garbarino anuncian que no pagaran la totalidad de las indemnizaciones, ni soñar la doble indemnización, a la empresa no le fue concedido el Procedimiento Preventivo de Crisis. “Pedimos el PPC el 7 de abril pasado cuando empezamos a tener problemas, pero no hubo acuerdo. Existe una fantasía que debemos seis meses de sueldos, pero hemos respondido en la medida que pudimos, sólo debemos compensar los Repro. Se deben salarios, pero no son seis meses”, puntualizó un altísimo directivo de la compañía.

El futuro de la marca Garbarino: “Nos quedaremos con 300 o 500 empleados, despedimos a 1800 y el resto se desvinculó por retiros voluntarios. Estamos trabajando en reestructurar la empresa que tiene dimensiones enormes en un mercado que no responde a ese modelo de negocios. Queremos reestructurarla para hacerla viable, no es una decisión agradable ni simpática la que tenemos que tomar. Hemos intentado por todos los medios no llegar a esta instancia y la realidad se impone. Ojalá podamos volver a tener la misma cantidad de fuentes de trabajos que teníamos. No está en nuestra vocación despedir trabajadores. Hoy el mercado es digital, la pandemia aceleró brutalmente los tiempos, una parte podría ser por retail, pero lo estamos evaluando”.

..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*