Arte y Cultura, Teatro

Función de La historia de chocolate, a beneficio de comedores

Desde hace varios años la troupe médica del Centro Pediátrico Marplatense viene realizando La historia de chocolate, una comedia musical plagada de atractivas canciones y divertidas coreografías. El espectáculo vuelve esta tarde, pero con un fin benéfico: todo lo recaudado será donado al programa Auditórium Solidario, que contribuye con varios comedores de la ciudad.

El espectáculo subirá al escenario de la Astor Piazzolla (Boulevard Marítimo 2280), desde las 19. A lo largo de sus seis escenas, la obra cuenta las peripecias de un koala que, buscando participar en un concurso de talentos, vive divertidas aventuras con los animales de la región que lo llevarán a encontrarse a sí mismo y a escuchar su corazón.

Uno de los logros de la troupe del Centro Pediátrico Marplatense, todos profesionales de la medicina, es que las canciones del espectáculo son originales. Además, que también hay música en vivo durante la obra. En las coreografía de La historia de chocolate, participan más de treinta artistas.

En relación a la función a beneficio de hoy, lo recaudado será a beneficio de los comedores barriales de Mar del Plata, que como se indicó son asistidos por el programa Auditorium Solidario. Así, numerosos niños de diversas zonas de la ciudad asistirán en forma gratuita y disfrutarán del espectáculo.

Pero esta actividad no es novedosa para la troupe. En su historia ya ha realizado numerosas funciones, colaborando con instituciones como el Materno Infantil, comedores infantiles, la Escuela Nº 53 y las fundaciones Maravillas, Cosechando tiempo y Por amor a los niños, entre otras.

Son parte de la troupe y de La historia de chocolate, Alejandra Arena, Miguel Cotrofe, Daniel Cousseu, Perla Cousseu, Mónica Finamore, Azul Galdeano, Raul Jiménez, Claudio Iatzky, Carolina Laffranconi, Laura Lamarque, Laureano Marcón, Cecilia Navone, Laura Navone, Andrea Pagano, Florencia Parnisari, Luis Pellizzoni, Cecilia Schmid, Corina Soliverez, Mónica Soruco, Nilda Villalba y Claudio Yamahachi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*