Información General, Variedades

¿Empezar una empresa en medio de la pandemia? La historia dice que, a veces, una crisis es el mejor momento

Algunas de las compañías mas importantes del mundo nacieron en medio de una recesión.

blank

Shanel Fields lanzó lMD Ally, una startup dedicado a la salud, en Filadelfia. Ya recaudó 1 millón de dólares y sumó a su primer cliente (Aaron Ricketts para The New York Times).

En marzo, mientras las pequeñas empresas de todo el país cerraban en medio de la propagación de la pandemia de coronavirus, Shanel Fields estaba a punto de abrir una.

Para Fields, el momento no podía haber sido mejor. Su compañía, MD Ally, permite a los operadores del 911 y a otros que trabajan con emergencias encaminar llamadas que no son de emergencia y a pacientes hacia médicos virtuales, para ayudar a los gobiernos locales a mejorar sus sistemas de respuesta a emergencias.

 

«Algo que mucha gente no sabe es que más de la mitad de las llamadas que llegan al 911 no son de emergencia», dijo Fields, que aprovechó la experiencia de su padre como trabajador médico voluntario de emergencia y le dio origen a la idea. «Esas llamadas que no son de emergencia hacen colapsar las guardias y retrasan las ambulancias».

Ngoc Huynh piensa abrir un centro de comida vietnamita en Syracuse, Nueva York. Su local, llamado Salt City Market, abrirá en noviembre y alojará otros comercios (Mustafa Hussain/The New York Times).

Ngoc Huynh piensa abrir un centro de comida vietnamita en Syracuse, Nueva York. Su local, llamado Salt City Market, abrirá en noviembre y alojará otros comercios (Mustafa Hussain/The New York Times).

Pero también reconoce lo loco que suena iniciar un negocio durante un colapso económico. Sabe que mientras está contratando, muchas pequeñas empresas se preocupan por si vuelven a abrir.

Ella no está sola: Se están formando nuevas empresas a pesar de la pandemia, aunque a un ritmo mucho más lento que antes.

Desde mediados de marzo ha habido más de 500.000 solicitudes pidiendo registrarse como empleadores, según la Oficina del Censo. Esto es casi un 20% menos que hace un año. Entre mediados de marzo y mediados de abril, la Administración de Pequeñas Empresas emitió casi 300 préstamos para la puesta en marcha de empresas por un valor aproximado de 153 millones de dólares, lo que supone un descenso del 36% con respecto al año anterior.

“Se siente como si hubiéramos recuperado la ciudad para nosotros mismos”.

Stripe, la empresa de procesamiento de tarjetas de crédito, dijo que había movido más de 1000 millones de dólares en ventas para las empresas que se iniciaron en la plataforma durante ese tiempo.

Las caídas pasadas produjeron algunas compañías estadounidenses de alto perfil: Airbnb, Disney, General Motors, Hewlett-Packard, Microsoft, Slack, Uber y Venmo, por nombrar algunas.

«Las recesiones o los tiempos difíciles se consideran buenos momentos para iniciar un negocio por dos razones», dijo Rashmi Menon, empresario en residencia en el Instituto de Estudios Empresariales Zell Lurie de la Universidad de Michigan.

«Una es que hay menos competencia por los recursos. La segunda razón es que cualquier cambio que enfrentemos, positivo o negativo, trae consigo nuevas necesidades de los clientes. Y las necesidades de los clientes están en el centro de cualquier negocio».

El edificio donde se instalará Salt City Market, que abrirá en noviembre y alojará otros comercios (Mustafa Hussain/The New York Times).

El edificio donde se instalará Salt City Market, que abrirá en noviembre y alojará otros comercios (Mustafa Hussain/The New York Times).

Para Fields, la apertura ahora significaba un mayor acceso a los mejores talentos. Contrató a su cuarto empleado y dijo que más de 200 candidatos calificados habían presentado currículums. Y estar en el sector de la salud durante una pandemia ha elevado su perfil con los financiadores y los gobiernos.

MD Ally, que tiene su sede en Filadelfia, firmó recientemente su primer cliente y cerró su primera ronda de inversiones por valor de 1 millón de dólares.

Para otros, el momento puede significar bajas tasas de interés para pedir prestado el capital inicial, equipos más baratos cuando los negocios venden el inventario o tasas de alquiler más bajos cuando los propietarios se apresuran a llenar los espacios vacíos.

«Ya estoy viendo un gran aumento en las solicitudes de alquileres de cocinas y subalquileres de espacios para ser utilizados como cocinas de uso colectivo o espacios de producción», dijo Jenn Smith, un agente de propiedades comerciales en Detroit.

En el mejor de los casos, el 20% de las nuevas empresas no sobreviven a su primer año, según las estadísticas nacionales; los vientos en contra de la economía presentan mayores desafíos. Sin embargo, un restaurante o una librería que abre en la calle principal se enfrenta a riesgos muy diferentes a los de una nueva empresa de tecnología cuyos empleados pueden trabajar desde casa y cuyos clientes no necesitan reunirse.

«Habrá industrias que serán ganadoras y otras que serán perdedoras«, dijo David Brown, quien cofundó la startup Techstars durante la recesión de 2008. «Probablemente no me gustaría estar en un negocio ahora mismo que atiende a viajeros de negocios, pero me encantaría estar en un negocio que ayude a habilitar la telemedicina».

La crisis provocada por la pandemia dejará cicatrices profundas en los jóvenes

Determinar lo que los clientes necesitan ahora, en lugar de antes de la pandemia, es crucial. Menon y Brown ven la oportunidad de ofrecer soluciones a los desafíos que la gente enfrenta ahora: educar a sus hijos, trabajar desde casa, manejar las cadenas de suministro, cortarse el pelo o limpiar la casa, ver a los médicos y terapeutas, entretenerse. Incluso los nuevos restaurantes podrían tener éxito si consideran el futuro del servicio al cliente en lugar de recrear los viejos sistemas.

«Si se pueden encontrar formas innovadoras para que la gente se alimente a sí misma en este momento, eso podría tener sentido», dijo Menon. «Sólo tienes que atender una necesidad«.

© 2020 The New York Times

Los comentarios están cerrados.