Política

Elecciones: Posse, con lista propia ¿divide el voto radical? y ¿con ayuda de Larreta?

 

 

blank

 

 

Será una semana de reuniones febriles y teléfonos al rojo vivo en la UCR bonaerense. Con el cierre de listas asomando, quienes se alinean detrás de la candidatura de Facundo Manes -el oficialismo partidario y la tropa de Martín Lousteau-, puntean nombres y hacen cuentas, envalentonados con la posibilidad de derrotar al PRO en las elecciones primarias (PASO).

Gustavo Posse no se sube a ese tren. Por estas horas cobra fuerza la posibilidad de que presente una lista propia en las PASO. Al principio, el intendente de San Isidro -que viene de perder la puja por la conducción del Comité Provincia- pareció alinearse detrás de la candidatura de Manes. Pero pronto fijó rumbo hacia otro puerto: ya lanzó su candidatura y tiene los avales para presentarse.

Desde el oficialismo partidario le remarcan que no le permitirán “engancharse” de ninguna boleta. Que si compite, deberá hacerlo en todas las categorías, con candidatos propios. No es tarea fácil: 70 candidatos a diputados nacionales, 92 candidatos a diputados provinciales y 46 candidatos a senadores provinciales, concejales y consejeros escolares en 135 municipios.

Se trata de un esfuerzo desmedido para un premio más bien escaso. Frente a dos verdaderos pesos pesados -Facundo Manes y toda la maquinaria electoral de la UCR de un lado, Diego Santilli y la “billetera” del PRO del otro-, la jugada de Posse parece más diseñada para dañar que para ganar.

¿Es una estrategia para dividir el voto radical? Consultó INFOCIELO en el alto mando del Comité Provincia. “Obvio”, fue la respuesta. Lo mismo opina un intendente que apoyó a Posse en las elecciones internas del radicalismo y que hoy, de la mano de Martín Lousteau, apoya a Manes. “Es muy probable que juegue con una lista propia… bancado por Larreta”, aseguró.

Las primeras mediciones de Manes como candidato, aseguran en la UCR, hablan de una elección pareja, casi un “empate técnico”. Sólo que Manes, dicen, tiene un largo camino para instalarse. “No tiene techo”, se agrandan. Hasta que eso ocurra, la segunda vía radical puede considerarse un problema.

Si el escenario es parejo entre Manes y Santilli, la boleta de Posse puede torcer la balanza para el Vicejefe de Gobierno porteño. Algo parecido a lo que Martín Sabbatella le hizo al kirchnerismo en 2009 y que Florencio Randazzo reeditó en 2017.

Cerca del intendente de San Isidro defienden la legitimidad que tiene Gustavo Posse para presentarse. “Fue el primero en lanzarse, incluso antes que Manes y que Santilli”, afirman. Hay entre los possistas alguna esperanza de unidad. La cifran los que tienen más para perder. El resto, de a poco, abandona el barco. Toda la dirigencia que respalda a Martín Lousteau, por ejemplo.

..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*