Política

El Gobierno volvió a aumentar los subsidios a los colectivos para no subir la tarifa durante la campaña

54aaf9a9bd554_660_360!Mientras prepara una serie de presentaciones en el interior del país para mostrarse como el candidato presidencial más ‘’confiable’’ del oficialismo, el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo aprobó una nueva suba en los aportes económicos del Estado a las empresas de colectivos y blanqueó que, sin subsidios, los boletos en la región metropolitana deberían costar entre $9,82 y casi $ 30 según las distintas secciones tarifarias.

Con 45 días de demora, el Gobierno publicó la semana pasada en el Boletín Oficial la resolución 1860 del 30 de diciembre de 2014 por la cual la cartera ministerial de Randazzo convalidó la ‘’actualización de los gastos operativos y salariales’’ y los nuevos niveles de ‘’compensaciones tarifarias’’ que rigen para los colectivos urbanos y suburbanos de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

Según los números oficiales, los 18.736 colectivos metropolitanos que dependen de la Nación, la provincia y los municipios bonaerenses tienen un “costo operativo total” de $ 2.592 millones mensuales. Con las actuales tarifas, las empresas de transporte sólo logran recaudar con la venta de boletos alrededor del 40% ( $ 1097 millones) de los gastos que tienen que afrontar. El monto que falta cubrir –$ 1.495 millones–es el subsidio mensual que desembolsa el Estado para mantener en pie los servicios locales de micros que operan en el Conurbano y el distrito porteño.

A esos casi $ 1.500 millones de subsidios para los servicios metropolitanos se agrega otro giro de $ 1.200 millones que se destina a las compañías del interior del país que atienden los recorridos urbanos y de media distancia. De esta manera, el total de los subsidios a las empresas de colectivos que abona el Estado desde diciembre pasado trepa a la suma récord de $ 2.700 millones mensuales.

Junto con el reconocimiento de los mayores costos operativos, la resolución 1860 puso sobre el tapete otra arista relevante de la compleja situación que registra el autotransporte de pasajeros. Se trata de la distancia cada vez más pronunciada que existe entre las tarifas que pagan los usuarios y el valor real que deberían tener los boletos sin subsidios.

De acuerdo con los cálculos de los técnicos oficiales, el boleto de la primera sección de recorrido (0 a 3 km.) que actualmente cuesta $ 3 debería valer sin subsidios $ 9,82.

En la segunda sección (3 a 6 km.) que tiene una tarifa de $ 3,25, el precio sin la ayuda económica estatal tendría que ser de $ 10,78.

Y en el caso de la tercera sección (6 a 12 km.), los usuarios que hoy abonan $ 3,50 deberían pagar por el mismo viaje una tarifa plena sin subsidio de $ 29,96.

Estas diferencias entre lo que pagan los usuarios y lo que cuesta realmente cada viaje en colectivo van camino a ampliarse en los próximos meses por la decisión del Gobierno de mantener las tarifas en el freezer durante 2015.

El congelamiento de los boletos de colectivos y trenes que anunció Randazzo a principios de año implica que todos los mayores costos operativos y salariales que registren las empresas transportistas se van a compensar con más aportes fiscales.

En el caso de los colectivos, el gremio de la UTA (Unión Tranviarios Automotor) ya obtuvo el cobro de una suma fija no remunerativa de $ 5.000 a cuenta de la negociación paritaria. El pago de ese anticipo (que se acordó en tres tramos de $ 2.000 en enero; $ 1.500 en febrero y otro de $ 1.500 en marzo) obligará al Gobierno a actualizar nuevamente los subsidios a partir de marzo.

Por el lado de los servicios ferroviarios, también se avecina un ajuste en los subsidios operativos que promedian los $ 1.000 millones mensuales. La Unión Ferroviaria (UF) –que conduce el randazzista Sergio Sassia—y el gremio de La Fraternidad –manejado por el opositor Omar Maturano—acordaron para el período enero- abril el cobro de un anticipo que oscila entre los $2.000 y $ 4.000 mensuales. Ese mayor gasto salarial y la incorporación de casi 350 nuevos agentes que está pautada para el primer semestre en los ferrocarriles metropolitanos se cubrirán con más subsidios estatales.

La Política OnLine

Los comentarios están cerrados.