Deportes

El garage de Dios

sin-tituloCuesta creer que donde hoy podría haber un santuario en memoria a dos instantes santificados, se halla el estacionamiento de un supermercado. Así lo comprobaron hace unos años los muchachos de la Iglesia Maradoniana, que con los planos de la ciudad de Mar del Plata pudieron calcular exactamente el lugar donde se encontraba el arco en el que, un 14 de noviembre pero de 1976, Diego Armando Maradona convertía los primeros dos goles de su carrera. Apenas ha quedado la vieja entrada y una placa conmemorativa, ya que el estadio San Martín fue tirado abajo en los ’90 para construir un centro comercial.

El Diego, con apenas 16 años recién cumplidos, debutó en la red en una goleada 5-2 de Argentinos ante San Lorenzo de Mar del Plata, hace exactamente 40 años. Ingresó cerca del final con el partido 3-2 y fue el encargado de establecer la cifra final con un doblete.

Si alguien hubiera puesto una cámara para filmar ese partido, hoy sería dueño de una joya. Pero claro, ¿quién hubiera imaginado que el mejor de todos los tiempos iba a gritar por primera vez? El recuerdo de aquellos instantes divinos sólo ha quedado en la memoria de los 1.355 espectadores presentes aquella tarde, que ocuparon tan sólo un seis por ciento de la capacidad del estadio.

Si un hecho de tal magnitud se produjera en tiempos contemporáneos, habría filmación HD, ángulos diversos, datos precisos sobre la velocidad a la que la pelota cruzó la línea de gol, estimaciones exactas sobre la temperatura, humedad, presión atmosférica, etc. Sin embargo, tener a mano tanta tecnología en un partido por un Campeonato Nacional era una utopía. Y lastimosamente, la única evidencia es fotográfica, mientras que los elementos presentes en ese momento (cancha, arco, pelota, etc.) han sido profanados por el curso habitual de las cosas y las necesidades urbanas, como la construcción de una moderna tienda mercantil. Nada ha sobrevivido.

Olé

Los comentarios están cerrados.