Automovilismo, Deportes

El automovilismo argentino en jaque: escuderías evalúan bajar la persiana por inactividad

Las diferentes categorías del automovilismo argentino se encuentran atravesando una fuerte crisis económica debido a la crisis global.

El automovilismo argentino, en todas sus categorías, atraviesa una severa crisis por la inactividad relacionada a la pandemia de coronavirus, al extremo que el propietario y director del equipo JP Carrera de Turismo Carretera (TC), Gustavo Lema, no descarta «cerrar el taller» el mes próximo si no se reanuda la competencia, situación que también mantiene «muy intranquilo» al jefe de la escudería Toyota Gazzo Racing del Súper TC 2000, Darío Ramonda.

En las dos categorías más importantes de la actividad motor nacional el momento actual es crítico por la falta de ingresos que trae aparejada la suspensión de la temporada. Al momento de decretarse la cuarentena, el TC llevaba corridas dos fechas del calendario 2020 (Viedma y Neuquén), mientras que el Súper TC 2000 estaba a días de iniciar la campaña en San Juan.

En diálogo con Télam, Lema confesó «mucha preocupación» por el presente de JP Carrera que tiene bajo su mismo techo al saltense Guillermo Ortelli y al rionegrino José Manuel Urcera, ambos con Chevrolet, y al arrecifeño Valentín Aguirre, que corre con Dodge. «Podemos aguantar hasta fines de este mes», advierte.

«Tengo 25 personas que trabajan en el equipo y debo pagar los sueldos y las cargas sociales. Debido al parate no entra dinero de los sponsors y se hace muy pesado sobrellevar todo esto», comenta Lema antes de admitir que junio puede ser un mes decisivo para el futuro del JP Carrera.

En la emergencia actual, como un paliativo por la ausencia de actividad, Lema compra «máscaras y termómetros digitales» para revender, pero esp sólo «no alcanza para mantener al equipo», que cuenta con tres camiones semiremolques para trasladar los autos de TC Y TC Pista.

«Para ejemplificar los gastos, a comienzos del año pasado, ir a Neuquén con todo el equipo nos costaba unos 80 mil pesos de gasoil y a fin de ese mismo año, para hacer la misma distancia, tuvimos que gastar unos 230.000», comparó.

Por su lado, Romonda, director general del Toyota Gazoo Racing del Súper TC2000, le dijo a Telam que comparte la «preocupación» que tiene todo el ambiente y que la pandemia dejará «secuelas» en todos los equipos de competición.

Ramonda hace 20 años que está vinculado a Toyota y que eso le brinda un «plus de confianza excepcional», al punto de que recibieron un «respaldo y acompañamiento en todo momento» desde que se desató la crisis sanitaria mundial.

«Esta complicación se proyecta en el tiempo y nadie puede creer que un equipo se salvará solo. Por eso estamos en contacto permanente con la dirigencia de la categoría, que está analizando distintos escenarios para cuando se inicie la actividad tantos del Súper TC 2000 como del Top Race, en el que Toyota también compite», afirmó Ramonda.

El director del Toyota Gazzoo consideró que el «punto de partida llegará con los comienzos de los campeonatos de Fórmula 1 y Moto GP» y que en su escudería la actividad es muy «intensa» a pesar que el taller está «cerrado».

En ese sentido, manifestó que mantiene «contacto fluido por video llamadas con los ingenieros en procura de elevar el nivel técnico de los Corolla para estar listos cuando comience la temporada».

«El resto del equipo recibe dos horas diarias de capacitación, con el objetivo primordial de mantener la unión y fortaleza del grupo para que todos se sientan contenidos, con la moral bien alta y un alto nivel competitivo», explicó.

Por otra parte, la misma incertidumbre se comparte en uno de los equipos referentes del Turismo Nacional (TN) de la Clase 3, el Martos Med, regenteado por José Luis «Pepe» Martos, que cuenta con cuatro autos de la Clase 3, dos en la Clase 2 y nueve empleados en su taller.

«Estamos más que complicados, con mucha incertidumbre porque no ingresa dinero por las publicidades, y de las que se cobraron por la última carrera a mediados de marzo en San Luis, la mitad de los cheques vinieron rechazados», se lamentó Martos.

A su turno, el promotor del Top Race V6, Alejandro Levi, que también está al frente del equipo Tango Rally Team del Rally Argentino, le dijo a Télam que están muy «preocupados» por la situación, y que se encuentran «trabajando a destajo» para ver cómo seguirá la categoría cuando se levante la cuarentena.

«Estamos haciendo un relevamiento entre equipos, pilotos, circuitos, para analizar las posibilidades económicas para volver a correr. Estamos tratando de unirnos a otra categoría para abaratar los costos de organización. Esperamos que en agosto vuelvan las carreras», dijo Levi.

El presidente de la Asociación Civil Rally Argentino (ACRA), que organiza el Campeonato Argentino de Rally, Luis Minelli, señaló que aventurar un regreso a la actividad es «construir castillos de arena a la orilla del mar».

Minelli, con una vasta trayectoria en la actividad, reconoció que tiene muchas «ganas y deseos» que retorne el Rally, pero dentro de un «contexto general» que no salga de las medidas sanitarias dispuestas por las autoridades gubernamentales.

«Estamos optimizando todo para presentar protocolos y estamos brindando toda nuestra capacidad y experiencia a favor de la actividad, pero a la vez nos sentimos muy preocupados por el parate», agregó Minelli.

El dirigente señaló que están en «diálogo continuo» con los equipos, pilotos, organizadores, para cuando las autoridades «levanten la cuarentena» estar preparados para retomar la actividad, aunque no será «sencillo» reacomodar las cosas.

 

Por José Pommarés – TELAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*