Ciudad

Dueño de EDEA es funcional a Scioli

563e21035c7b1_660_360!Alejandro Macfarlane planteó que EDEA puede ir a la quiebra sino hay aumentos de tarifa para la distribución eléctrica de sus empresas. Consideran que se trata de una movida para condicionar los primeros pasos de María Eugenia Vidal. Sin embargo  el momento aparece como extemporáneo a poco más de una semana del balotaje. Macfarlane mantiene línea directa con el gobernador de la Provincia de Buenos Aires.

Macfarlane salió a advertir la semana pasada con un comunicado a la Bolsa que la distribuidora eléctrica de la costa atlántica corre el riesgo ir a la quiebra por culpa del congelamiento tarifario que no le permite afrontar el pago de sus Obligaciones Negociables (ON). Una situación real que comparten la mayoría de las distribuidoras del país, fruto de la política kirchnerista, señala en su nota el periodista Antonio Rossi

Pero en el equipo de la gobernadora electa, María Eugenia Vidal, están convencidos que el planteo no sólo es extemporáneo, sino que además resulta funcional a la estrategia electoral del Frente para la Victoria que busca proyectar un escenario de caos e ingobernabilidad en el caso de que Mauricio Macri triunfe en el ballotage. Algo parecido piensan en el entorno del intendente Arroyo.

Leer: Calleja: “Camuzzi y EDEA son empresas que están fundidas”

Según la mirada de algunos integrantes del equipo de la gobernadora electa, la pulseada con Macfarlane, representa junto con el reclamo de un aumento del 40 por ciento que lanzó el neokirchnerista líder de los docentes, Roberto Baradel, dos movimientos probablemente no conectados, pero que buscan marcarle fuerte la cancha antes de asumir.

La crisis de EDEA

Macfarlane, es un empresario muy cercano a Scioli con extensos vínculos en la política y director del banco Macro de Jorge Brito. Hábil, se convirtió en pocos años en uno de los principales dueños del negocio eléctrico bonaerense. En diciembre de 2011 se quedó con el manejo de Edelap y a fines de 2014 pasó a controlar EDEA.

Antes de convertirse en dueño de las distribuidoras bonaerenses, fue director por el Estado en Papel Prensa y en YPF. Luego pasó a la actividad plenamente privada como CEO de Edenor, cuando esa empresa pasó a manos de Marcelo Mindlin, el dueño del Pampa Holding.

El dueño de Edelap, Alejandro Macfarlane, renudi con Cristina Kirchner, cuando era el CEO de Edenor.

Tras desembarcar en la distribuidora atlántica con el visto bueno de la administración sciolista, abrió un proceso para renegociar una deuda pendiente de US$ 135 millones que hasta ahora no pudo cerrar por la falta de acuerdo de los acreedores.

Si bien admite la existencia de un atraso tarifario, el equipo de Vidal que asumirá el 10 de diciembre, mira con recelo a Macfarlane porque cree que su pedido puede ser la antesala de otros reclamos empresariales que podrían condicionar de entrada a la nueva gestión.

De hecho, la bronca es tan grande que en el equipo de Vidal no descartan revisar el trámite oficial por el cual el gobierno de Scioli aprobó la transferencia accionaria de EDEA.

Una transferencia bajo la lupa

A fines de octubre de 2014, Macfarlane por medio de la firma Disvol Investment S.A. había cerrado un acuerdo con la italiana Camuzzi para quedarse con la mayoría accionaria de IEBA (Inversora Eléctrica de Buenos Aires), la empresa controlante de EDEA.

La transferencia se hizo tras un pago de US$ 5,5 millones y la cesión de un 5% de las acciones que Disvol tenía en Edelap, la distribuidora eléctrica de La Plata y los partidos vecinos.

A los pocos días del anuncio oficial de la operación, se confirmó que Disvol Investement SA –firma que tiene asentado su domicilio legal en Montevideo—le había pasado su posición en EDEA a una firma denominada Infraestructura Energética del Plata SA (IEPSA).

Controlada también por Macfarlane y con un domicilio declarado en Diagonal 80 número 1001 de La Plata, IEPSA había sido inscripta en la Dirección Provincial de Personas Jurídicas el 6 de noviembre de 2014, casi al mismo tiempo en que se acordaba la cesión de las acciones de EDEA de Camuzzi a Disvol.

En el equipo de Vidal sostienen que el mismo 6 de noviembre en que fue creada IEPSA, los directivos salientes de la distribuidora atlántica tomaron dos decisiones cuestionables que no encajaban en la supuesta “situación económica y financiera complicada” que arrastraba la empresa.

Por un lado, aprobaron el pago del tercer y último tramo de los dividendos correspondientes a las ganancias de $ 49 millones que la empresa repartió tras el cierre del ejercicio 2013.

Y por otro lado, votaron entregarle a los accionistas una “distribución anticipada de dividendos de $ 18 millones” por las utilidades que se habían registrado hasta setiembre de 2014.

Son estos los antecedentes que Vidal y Lacunza tienen bajo carpeta, para encarar una negociación que saben que no será sencilla.

LaPolíticaOnLine – Mdphoy

Los comentarios están cerrados.