Política

Dos detenidos por la agresión a Mauricio Macri en Neuquén

Tal como ocurriera en Mar del Plata, después de una visita al barrio Belisario Roldán, el presidente Mauricio Macri volvió a recibir un ataque por parte de manifestantes opositores quienes rompieron vidrios de la camioneta que trasladaba al mandatario, la cual se dirigía a su último acto del año. La diferencia la marcó el accionar policial, ya que después de la agresión en La Feliz, absolutamente nadie quedó preso mientras que los uniformados neuquínos detuvieron a dos personas pertenecientes a la agrupación gremial ATE.  Ambos se habían establecido en una cabaña del pequeño poblado, que fue allanada por las fuerzas de seguridad con el fin de encontrar los objetos contundentes con los que se cometió la agresión.

“Esto nos llena de culpa porque es la primera vez que un Presidente visita nuestra localidad en la historia del pueblo. Nosotros nos habíamos acoplado al protocolo de seguridad diseñado por los propios efectivos de presidencia”, explicó el intendente de Villa Traful, Nicolás Lagos.

La agresión al presidente se produjo en el camino desde el helipuerto hacia el escenario del acto. Entre ambos puntos había una distancia de 600 metros y, a raíz del ataque, se causó la rotura de dos vidrios de la camioneta Sprinter que trasladaba al mandatario.

Macri no hizo mención al ataque durante todo su discurso, mientras que los delegados neuquinos de ATE asumieron la responsabilidad del escrache pero niegan haber lanzado piedras contra el vehículo presidencial.

La causa quedó en manos del fiscal de Cámara Fernando Rubio.

Los comentarios están cerrados.