Policiales

Detuvieron a dos “copia llaves”; duplicaban tarjetas electromagnéticas

Dos delincuentes, acusados de perpetrar una entradera en un edificio a pocas cuadras de Playa Grande, fueron aprehendidos luego de una serie de allanamientos realizados por uniformados de la policía bonaerense en nuestra ciudad.

Los operativos se llevaron a cabo en distintas viviendas marplatenses, donde los efectivos secuestraron un vehículo marca Citröen C4, herramientas varias para el destrabe y apertura de ascensores, un copiador de llaves electromagnéticas, llaves de edificios, yugas, un handy con frecuencia policial, telefonía celular, varias computadoras y una tablet, entre otros elementos de interés para la causa.

El robo ocurrió el pasado 22 de septiembre cerca de las 21, cuando la víctima, un comerciante de 68 años, regresó al edificio donde reside ubicado en la calle Matheu 212, y al subir fue interceptado por tres malvivientes que lo amenazaron y lo obligaron a ingresar a su domicilio donde le sustrajeron dinero en efectivo, un celular, una tablet y objetos de valor.

Luego de una intensa investigación llevada a cabo por efectivos de la DDI local, determinaron el paradero de los delincuentes y, con aval judicial, montaron los operativos que permitió la captura de uno de ellos el 14 de diciembre y del otro el pasado 31.

Según informaron las autoridades, la banda está acusada de cometer otros siete robos de similares características. Los mismos copiaban las llaves de entrada de los edificios y luego esperaban a que los propietarios ingresen al lugar para abordarlos y robarles sus pertenencias.

Además, la Policía detuvo a una mujer de 53 años, madre de uno de los delincuentes, que operaba con la organización delictiva y quien fue notificada de la imputación de la causa caratulada “asociación ilícita”.

Se investiga además, el paradero del tercer cómplice que ya fue identificado y hasta el momento se encuentra prófugo. Asimismo, los procedimientos contaron con la colaboración de personal perteneciente a las Comisarías Novena y Duodécima.

Los acusados de 32 y 50 años, y la mujer de 53, quedaron a disposición de la UFI 13, a cargo del fiscal Mariano Moyano.

Los comentarios están cerrados.