Ciudad

Demuestre quién es el “mandamás”

Lejos de cumplirse tal disposición, en los últimos meses, han proliferado, se han multiplicado los que realizan esa tarea; no sólo han crecido: ahora están en grupos y, cuando las luces rojas obligan a la detención de los vehículos, se arrojan sobre los automóviles, tratando de intimidar, meter miedo… Algunos son exigentes y hay otros violentos que, ante el rechazo de los conductores, exigen la contribución de “monedas”. En muchos casos se agrandan cuando descubren mujeres al volante y, “de prepo”, comienzan a limpiar los vidrios…

Hay algunos que son amables y permanecen durante gran parte del año, en las paradas más estratégicas, pero no se descarta que se libre una verdadera batalla por las intersecciones (esquinas) más rentables, en un especie de apoderamiento de hecho de más espacio público.

Algunos miembros de esas patotas son violentos y lejos de aceptar el rechazo insultan o sacuden el agua contra los parabrisas. Hay denuncias de automovilistas a los que les patearon las puertas o los insultaron; también en varias esquinas, al paralizarse la circulación, se han producido choques.

Don Florencio ¿qué espera para hacer cumplir la ordenanza?

Muéstrese duro, “Don Flor”, antes que los muchachos en la Municipalidad, lo tomen para el churrete…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*