Política

De la Torre se suma a los críticos y tiende puentes con Monzó

El ministro de Gobierno de Vidal se queja de que «faltó política» en la campaña.

 María Eugenia Vidal hizo el martes su balance de gestión con una puesta en escena en la que se mostró rodeada por la primera plana de sus funcionarios. Hubo una excepción: no apareció el ministro de Gobierno, Joaquín De la Torre.

Su ausencia no fue sorpresiva. En los últimos tiempos, el funcionario empezó a dar algunas muestras de malestar con el gobierno del que aún forma parte -se quejó en ámbitos públicos de la mala decisión de no desdoblar la elección en Provincia para despegarse de Mauricio Macri- y empezó a tener conversaciones con Emilio Monzó.

«Joaquín no vino para mostrar bronca», fue el análisis que hizo a LPO un dirigente cercano a Vidal respecto al faltazo al acto del martes. Si bien la excusa oficial fue que no estuvo en Vicente López por un tema personal, lo cierto es que quienes frecuentan a De la Torre plantean que manifiesta su desacuerdo con muchas decisiones que se tomaron en la campaña.

El ministro no cortó relaciones ni anunció su alejamiento de Vidal, pero se habla de «cortocircuitos» con Federico Salvai y Alex Campbell, los dirigentes más cercanos a la gobernadora. De la Torre cree que «faltó política» en la estrategia, mientras desde el otro lado le cuestionan que aprovecha la derrota para «pasar factura» porque no pudo meter gente en las listas.

«Todos los que dicen que están enojados con Salvai y Campbell en realidad lo que hacen es mandarle un mensaje a Vidal», analizaron desde la mesa chica de la gobernadora en diálogo con este medio y compararon la situación a lo que pasaba en la Casa Rosada, cuando desde distintos ámbitos proliferaban las críticas a Marcos Peña para no apuntar directo contra Mauricio Macri.

Cerca de Vidal desmienten un enojo de Joaquín, mientras apuran una reunión entre él y Salvai. Saben que una ruptura del ministro implicaría perder un municipio clave del Conurbano, ya que Jaime Méndez, de San Miguel le responde de modo directo. También creen que podría llevarse al senador provincial Lucas Fiorini, un marplatense que participó activamente de la campaña de Guillermo Montenegro.

Más allá de los nombres, el golpe mayor sería si finalmente se acerca a Monzó. El presidente saliente de la Cámara de Diputados y Vidal mantuvieron una relación muy tensa durante estos años, que ahora terminó de quebrarse porque arrancó sus recorridas por la Provincia.

Monzó quiere rearmarse en el territorio y en su entorno describen que «se rompió la cortina de hierro», para explicar que ya no respetarán el veto que les había puesto Vidal para que no pisaran la Provincia. Sumar a De la Torre implicaría una jugada atractiva para su construcción territorial en el Conurbano, por ahora muy incipiente.

Fuente: La Política Online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*