Ciudad, Información General

Corbeta marplatense auxilió a franceses

El miércoles por la mañana la Dirección de la Regata “Barcelona World Race” se comunicó con la Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate de la Armada Argentina, solicitando apoyo para el velero MIRABAUD que se encuentra a 800 km al este de Puerto Madryn. El Mirabaud había roto su mástil el pasado sábado 12 de marzo y se vio obligado a abandonar la regata.

 Específicamente pidió combustible para contar con mayor autonomía de maniobra y, hasta el momento, se dirige hacia las costas de Mar del Plata a 2,3 nudos de velocidad.

 La Armada Argentina solicitó al Comando del Area Naval Atlántica que destaque, en prevención de la vida humana en el mar, a la Corbeta ARA “Granville”, del Comando de la División Patrullado Marítimo. La misma zarpó desde la Base Naval Mar del Plata y se encontró con el velero en el punto dato establecido, alrededor de las 21 horas. El “Mirabaud” era ya sobrevolado por un avión de la Escuadrilla Aeronaval de Exploración que había despegado de su Base en Trelew.

 Este velero está tripulado por dos personas, el timonel, Dominique Wavre de 55 años de nacionalidad francesa y su pareja Michele Paret de 55 años también, de nacionalidad suiza.

 El velero “Mirabaud”, participa de la Regata Internacional “Barcelona World Race” que consta de la vuelta al mundo a vela, con sólo dos tripulantes y sin escalas. El incidente de la pérdida del mástil se dió poco después de las 17:00 horas del día 12 de marzo cuando el “Mirabaud” navegaba en condiciones difíciles de mar. La tripulación está ilesa y actualmente se encuentra asegurando los diferentes elementos del aparejo.

 

El velero Mirabaud

 

El Mirabaud es un velero de 18,8 m eslora y 5,5 m de manga, Open de la clase IMOCA (Internacional Monohull Open Class Association). Construido en Nueva Zelanda en los astilleros Southern Ocean Marine según los planos originales del gabinete inglés Owen Clarke Design, el velero realizó su travesía inaugural en las aguas del Pacífico en junio de 2006 y ha recorrido ya, más de 49 mil millas náuticas. Concebido respetando las reglas establecidas para la clase IMOCA, el velero capitaneado por Dominique Wavre, quien ha dado ya siete vueltas al mundo, es el resultado de una estrecha colaboración entre diseñadores con amplia experiencia en el terreno de la construcción naval y la náutica.

Cinco mamparos estancos lo dividen en 6 compartimentos, lo que le garantiza una flotabilidad suficiente en caso de colisión. El tipo de construcción, en sándwich de carbono y Nomex, le garantiza además el 100% de flotabilidad.

 Oscar Héctor FILIPPI

CORRESPONSAL NAVAL

A.R.A. – A.N.A.T.

Los comentarios están cerrados.