Básquet, Deportes

Con un Baxley colosal Quilmes sumó su segunda victoria consecutiva

adc_-_quilmes_-_ferrro_c._o_08De la mano de Baxley que sumó 42 puntos el “Cervecero” hilvanó su segundo triunfo consecutivo de la temporada, al derrotar a Ferro en el Once Unidos por 89 a 83.

Quilmes comenzó más seguro en ataque. Con avances rápidos y certeros tomó el mando del partido con un 87% de efectividad en tiros de cancha. Sin embargo, en defensa no fue muy preciso y Ferro se mantuvo al asecho e intentando robarle el marcador con un intratable Jonthan Maldonado (11). Walter Baxley (17), la carta fuerte del Cervecero, fue la clave para cerrar un primer cuarto a puro gol a favor del conjunto marplatense 30-27.

El segundo cuarto arrancó con rotaciones en ambos conjuntos. El DT Álvaro Castiñeira sólo dejó a Ramón Clemente en cancha, y Leandro Ramella a la dupla Cequeira-Baxley, y el desarrollo del encuentro cambió por completo. Cayó considerablemente el goleo como consecuencias de defensas más firmes y decisiones mal tomadas. Quilmes sumó a través del foráneo Baxley y Ferro marcó los primeros puntos cuatro minutos después del inicio con un tiro de Cristian Amicucci.

El elenco capitalino encontró su mejor juego con la sociedad entre Luciano Tantos y el pivote nacido en Junín (10), y así se puso a tiro en un partido demasiado parejo. Quilmes se mantuvo arriba a través de la puntería de Walter Baxey (12 puntos en el cuarto), pero sin mucho más y dándole la chance a su rival de ganar terreno. Y así lo hizo, un robo de Trevor Gaskins a Fernando Calvi dio vuelta la historia, porque el ataque conseguido fue bien capitalizado por James Maye que marcó y logró cerrar el primer tiempo arriba en el tanteador 52 a 50.

Tres pérdidas consecutivas de Ferro le devolvieron la tranquilidad a Quilmes, que con Cequeira y Baxley recuperó el liderazgo del partido, pero sólo de manera circunstancial. Dos ataques con anotación y falta, una de Amicucci y otra de Clemente, volvieron a poner a Ferro al frente y obligaron a Ramella a pedir un tiempo muerto. Y el partido se hizo vibrante cuando un triple de Enzo Ruz igualó todo en 65. Paridad que ninguno de los dos equipos logró romper, y tras un lanzamiento fallado de Amicucci, se cerró el tercer capítulo 72 iguales.

Dos ofensivas rápidas y consecutivas de Junior Cequeira abrieron el último cuarto. Sin embargo el juego se mantuvo parejo, físico y emocionante. Ambos equipos, atolondrados a la hora de atacar, desperdiciaron chances con tiros forzados y faltas innecesarias. Y fue justamente la presión la que definió el encuentro. Porque después de una falta personal de Maye sobre Calvi, Ramón Clemente se ganó una técnica que lo obligó a sentarse y le regaló a Quilmes la chance se sumar para alejarse un poco en el marcador. Así lo hizo, y desde la línea selló la segunda victoria consecutiva y la cuarta en la actual temporada.

Los comentarios están cerrados.