Portada

Ciano, el inflador psicológico que no funcionó para el kirchnerismo

blank

En el tramo final de la campaña apareció en vía pública. Esperan sus frutos en noviembre.

Ariel Ciano acumula larga trayectoria política. Acostumbrado a viajar colgado, ha logrado vivir de la función pública, siempre con sponsoreo, se desconoce en realidad cuál es su potencial poder de obtener votos de su propia cosecha.

Un funcionario siempre bien ubicado durante años por Gustavo Pulti, fue ganando espacios como para no desaparecer de la escena política, aspirando a trascender en esta dura carrera de competir y someterse a la voluntad de los ciudadanos. La boleta sábana es una aliada en estos casos.

En este último intento, Sergio Massa logró ubicarlo en segundo lugar en la lista del Frente de Todos. Declarada en emergencia por la falta de penetración de la boleta K, auspiciada por María Fernada Raverta, se apeló a Ariel Ciano, para adosarle un perfil de mayor conexión con la gente y mejorar.

Ha logrado permanecer lo cual es difícil, más fácil es llegar. Hay un detalle para no despreciar en este aspecto, es que de 26 listas sólo 6 atravesaron el 1,5 % de los votos un piso muy bajo que sin embargo dejó afuera a 20 aspirantes.

Paga ser ahijado de … Segunda guitarra sobran, es una superpoblación, y van quedando en el camino.

La cuestión es que el inflador psicológico, al que pretendió desesperadamente asirse el comité de campaña del FdT, no resultó ni tuvo los efectos esperados. Cuando la gente emite un mensaje tan categórico, no existen las excepciones. Ariel Ciano no fue una de ellas. Ocupará, sin embargo, otros 4 años en el HCD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*