Ciudad

Berni echó al jefe de la policía de Miramar por el asesinato de Luciano

 

Si bien la Policía de Seguridad Comunal de General Alvarado que tiene jurisdicción sobre Miramar, depende orgánicamente de la cartera Seguridad, en los hechos responde al Municipio a través de la Subsecretaría de Seguridad local, a cargo del comisario retirado Antonio Centurión.

No obstante esto, Sergio Berni decidió desplazar a Edgardo Vulcano nombrado en marzo de este año al frente de la policía del municipio. El Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires confirmó en su lugar al comisario inspector José Ramón Segovia, quien se desempeñaba en la Superintendencia de Seguridad Región Atlántica II.

Por el asesinato se encuentra detenido el policía Maximiliano González, imputado por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y por ser funcionario policial en cumplimiento de sus funciones.

Este sábado, el detenido, que permanece alojado en la Unidad Penal 44 de Batán, se negó a declarar ante la fiscal la causa, Ana María Caro, titular de la Unidad Funcional de Instrucción descentralizada de Miramar.

Mientras tanto, la titular de la UFI de General Alvarado confirmó que el juez de Garantías N°5 de Mar del Plata, Gabriel Bombini, convalidó el pedido de la conversión de la aprehensión en detención y que continúan con las pericias. “Seguimos con toda la incorporación de la prueba que estamos haciendo y todos los análisis de cámaras y con las testimoniales”, señaló la fiscal Caro a la agencia Télam.

La funcionaria judicial indicó, además, que la autopsia al cuerpo del adolescente baleado “confirma que un único proyectil le perforó el corazón, el pulmón derecho en la parte inferior y también ha tenido una lesión hepática, que produjo la muerte casi de manera instantánea, y salió a la altura de la espalda”.

 

“Los cuatro miembros que estaban en el patrullero relatan que ni bien el policía efectuó el disparo dijo que se le escapó”, agregó y explicó. “Le retiraron el arma, comunicaron directamente al fiscal y los propios compañeros lo detuvieron. No hubo ni siquiera la mínima intención de encubrir, como sucedió (en el caso de Lucas González)”.

Por su parte, el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, afirmó ayer que en las fuerzas de seguridad “hay estúpidos” que “actúan como mafiosos”, por lo que hay trabajar para “profesionalizar la fuerza”, al advertir que hechos como el asesinato de Luciano Olivera en la ciudad de Miramar “no pueden suceder”.

“Trabajar más denodadamente profesionalizando la fuerza para que cada vez sean más conscientes de que esas cosas no pueden suceder”, declaró Fernández al ser consultado por los crímenes de Olivera y de Lucas González, jugador de las inferiores del club Barracas Central baleado por efectivos de la Policía porteña. Sobre las responsabilidades frente a este tipo de hechos, el ministro aseguró: “No es el Gobierno, es el Estado de hace muchos años, con mejores o peores ministros en el área”. “Hay estúpidos que están adentro de las fuerzas de seguridad que actúan como mafiosos”, aseveró el funcionario en diálogo con Radio 10.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*