-Boletín-, Ciudad, Destacado, Información General

Adolfo Pérez Esquivel sufrió una descompensación en Mar del Plata y permanece internado

Adolfo Pérez Esquivel, el argentino que fue galardonado en 1980 con el Premio Nobel de la Paz, sufrió una descompensación este domingo, cuando se encontraba en Mar del Plata.

El activista por los derechos humanos, que recientemente cumplió 90 años, se descompensó en la vivienda en la que se encontraba junto a familiares, fue atendido en la Unidad Médica Presidencial ubicada en Chapadmalal y posteriormente fue derivado a una clínica privada de Mar del Plata, donde le practicaron una tomografía para descartar que se tratara de un accidente cerebro vascular (ACV), como se creyó inicialmente.

“Afortunadamente se encuentra estable”, afirmaron allegados a Pérez Esquivel en una primera declaración, al canal C5N.

Luego, alrededor de las 15:00, la familia publicó un comunicado en Twitter para llevar tranquilidad: “Queridos amigos y compañeos: Adolfo se encuentra bien de ánimo, estuvo caminando y almorzó. Los estudios realizados hasta ahora dieron buenos resultados”.

“Por precaución, se quedará en observación 24 horas con análisis complementarios para ver su evolución. Cualquier novedad les estaremos haciendo saber. Agradecemos la preocupación y a quienes se han comunicado con nosotros preguntando por Adolfo”, agregaron.

“Al igual que ustedes esperamos y deseamos su pronta mejoría. Les mantendremos informados ante cualquier novedad”, concluyeron el mensaje, que fue firmado por la familia Pérez Esquivel y el SERPAJ, la organización social Servicio de Paz y Justicia de Argentina, que el Premio Nobel fundó en 1973.

Asimismo, el Papa Francisco le hizo llegar a través del obispo Gabriel Mestre un mensaje afectuoso. “Querido hermano: monseñor Mestre me avisó de tu problema de salud. Por medio de estas líneas te aseguro mi cercanía y mi oración por tu pronto restablecimiento. Saludos a tu esposa. Que Dios te bendiga y la Virgen Santa te cuide”, le escribió el Papa.

Fuente: Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*