Jorge Elias Gomez, Opinión

A quemar las naves, con el aliento en la nuca.

El equilibrista del circo, debió salir a la pista mientras la leonera rugía. El arquitecto Marcelo Artime, bajó desde la presidencia (la gran Pagni) del Concejo a su banca, para defender al intendente Gustavo Pulti, enumerar los éxitos de esta gestión y enarbolar la bandera del modelo económico. Así terminó Aprile, cuando pisaba el 70 % de imagen positiva.

La oposición se abroqueló, tras el puntilloso detalle con pelos y señales, de quien fuera  ex secretario de Hacienda, curiosamente de opositores y oficialistas. No se le puede endilgar desconocimiento a un hombre de la trayectoria, capacidad y experiencia del contador José Cano.

Candidato radical a intendente, Cano dijo al sumarse a Acción Marplatense que “Había que movilizarse cuando se trataba de defender a Mar del Plata”, en ese momento Pulti enfrentaba el producto del pacto Katz – Garivoto. Cano saltó de la UCR para acompañar al intendente elegido en 2007. Ahora ya ha comenzado a despegarse, mientras se propaga la nube de cenizas, que vuelve inoperable hasta la atmósfera de cabotaje.

Pero lo más llamativo, es que la intensidad de las acusaciones, dejaron muy mal parado al gobierno municipal. Artime tuvo que acomodar su mejor discurso, pero ha quedado flotando una sensación, que se está desarticulando la propia tropa. Militantes del Frente Para la Victoria distribuyen información sobre cómo y quiénes bancan obras y servicios en el Partido de General Pueyrredón.

Se vienen meses políticos decisivos. Sacar los pies del plato es de extrema peligrosidad, para un municipio que ha adoptado el modelo como propio. No se le escuchará ni renegar del mismo, no existe ni el mínimo atisbo de ceder un milímetro. No hay resto para otra alternativa, y tampoco se vuelve de un suicidio político. Daniel Scioli es el mascarón de proa en la provincia, con aspiraciones de sucesión presidencial si se caen Néstor y Cristina, por un desencanto que nacionalice y se profundice.

Hay muchos demasiados ejemplos de descomposición, una sobre dosis de temblores y saturación de contratiempos, algunos públicos y otros que comenzarán a serlo en el transcurso de este mes y en el próximo.

Como una muestra, debe exhibirse que a pesar de la intervención de un aporte nacional a una campaña de educación vial, se ha fracasado en la eliminación de la doble fila. Hay que esmerarse para tamaña impericia. APRAVAT sostuvo que los funcionarios responsables, sólo atienden si se los encuentra en los pasillos. Es decir como Daniel Katz y Angel Fernández con Rubén Daray, en el perigeo de la salida del radical K – ahora  devenido en cobista de la primera hora.

El intendente Gustavo Pulti, en su campaña azuzó de manera desmesurada el tema de la inseguridad, desde su banca tuvo diversos pronunciamientos sobre la política que en la materia, impulsaba Felipe Solá desde La Plata. Hoy Pulti ni su secretario de Gobierno se hicieron tiempo para atender a las dos marchas que confluyeron en el Palacio Municipal.

El intendente tiene una ineludible responsabilidad política sobre el tema, mientras que Ariel Ciano en su carácter de ex integrante del Ministerio Público Fiscal y titular de la Secretaría de Gobierno, deberían haber tenido el gesto de recibir el petitorio de los manifestantes.“Lamentamos mucho que no nos haya atendido el intendente ni su secretario de Gobierno” y la falta de “compromiso social frente a la problemática”, dijo resignado  Mario Castro,  papá de Franco Castro López, el joven asesinado en Alem.

Pero el aguacero más fuerte, es lo que puede dejar todo a la intemperie la situación económica.Tuvo una tribuna radical, y para ello, hay que remontarse a los 20 años de Pulti como opositor de Roig, Aprile y Katz. El pecho a las balas tiene sus límites, y no se mensura en términos de barricada política. Ahora Kirchner y Scioli, lo tienen de la manija, es el momento esperado, no habrá tregua ni bandera blanca.

Los pagos de sueldos municipales y camioneros, más los aguinaldos de junio, serán un mojón, hay que “juntarla toda” como dicen en el barrio, y ahí “estaremos en problemas”, se escuchó en el círculo más estrecho del S.I.M, justo cuando la decepción de Sudáfrica envuelva un clima decepcionante en la sociedad argentina.

Hoy la mayoría automática adquiere un valor insospechado, con un cacique de pluma caída, los precios aumentan, y se comienzan a mirar los aliados circunstanciales como Beresiarte, Lucchessi y Garciarena, que aumentan la cotización y son relativamente más confiables que los bancos de Grecia, políticamente hablando.

Los “megatemas” han pasado a la historia más reciente de la ciudad. Artime tuvo amnesia, tuvo su debut político cuidando a Russak y ahora es un abierto militante del pragmatismo de “Aimé” Boudou, cuando toda la militancia de la UPAU y la  UCeDé, lo maldicen en esperanto, y lo acusan de quemar la biblioteca.

Artime tendrá que defender, mucha más veces de las que cree a Gustavo Pulti, este es el rumbo. ¿Cuántos porotos puede contar en su propio bloque? ¿Y Pezzati asumió o está desaparecido? ¿Para qué se cuestionó su asunción? No se conoce su timbre de voz. Hay muchos interrogantes. Gobernadores e intendentes, desde hace rato le escapan a la foto, y ya son cada vez más las provincias que han decido separar sus elecciones de las presidenciales. Lo de “la puerta del cementerio esta vez será un eufemismo”, este es la verdadera definición del descalabro que se viene, dijo un hombre que siempre y espió y ahora está en el Concejo.

Hay algo que el gobierno municipal tiene a favor: “Katz es un aliado de Cobos, en la interna radical, un poco de oxígeno (para Pulti) ante tanto aire viciado que se respira en el ambiente político”, se transparentó el mismo hombre con expectativas de ir por más. Saca del arcón el término de traidores para el “Ruso” y el vicepresidente de la Nación, que para los radicales no son como con la “democracia se come, se educa y se cura …”, ahí no se equivocaron los afiliados marplatenses, cuando dejaron sin minoría y representación al puñado de transversales K, que van por la aventura del retorno. No hubo indulto de los correligionarios, los sepultaron con votos.

En la otra variante, la “9 de Julio” (como anticipó exclusivamente mdphoy.com)  le acaba de clavar la espada. Pero es un problema de todas las intendencias bonaerenses (Quilmes entre otras), que son rehenes de Moyano, quien acaba de preguntarse públicamente por qué un país no puede tener un presidente trabajador (como él).  Hay una firme presunción; de que su plata ha sido usada para pagar sueldos y gastos de funcionamiento de planta, como fondo afectado (más allá de la sobretasa en salud), la misma bicicleta financiera en la que ya pedalea Scioli y su angustia financiera en la provincia. La imagen y su semejanza.

Jorge Elías Gómez
jgomez @mdphoy.com

Los comentarios están cerrados.