Portada

¿Montenegro tendrá un bloque dócil? Un dilema para el modo PRO y la falta de gestión

Cuál será el perfil y cómo jugará el nuevo bloque oficialista a partir del 10 de diciembre. Sobran las dudas sobre la calidad y la intensidad de la administración actual y de cuáles serán las herramientas necesarias que permitan otra dinámica de gobierno. El manejo de las emergencias aprobadas vuelve laxo el control y cómo será el acompañamiento del bloque de la coalición es la gran incógnita.

Lo que sí está claro, es que no hay certidumbre de las señales que acompañen el slogan oficial de campaña del reiterativo “bien de los marplatenses y batanenses”, hay muchas dudas de su cumplimiento.

Mientras El oficialismo quiere apurar la aprobación de 116 decretos antes del recambio legislativo para impulsar ampliaciones presupuestarias y el uso de los fondos “especiales” del FMI antes de perder la mayoría en el Congreso; “es una agenda alejada de la gente”, cuestionó la oposición” es el panorama que se presenta en el Congreso Nacional, según publica el diario La Nación.

Mientras que en Mar del Plata sucede exactamente lo contrario. La gestión Montenegro tiene un sello de morosidad y falta de gimnasia legislativa, arrastra una inercia muy lenta, casi inerte que se manifiesta en las sucesivas declaraciones de emergencia, que sumadas abarcan casi la totalidad del universo de la administración municipal.

Habrá que observar con atención cuál y cómo es el acompañamiento dentro de la coalición oficialista en el Honorable Concejo Deliberante. ¿Será permeable a los proyectos del Departamento Ejecutivo? ¿No habrá debate de los temas? ¿Funcionará como una escribanía? ¿El modo PRO es compartido por la UCR y la CC? ¿El respaldo político que capitalizó Montenegro es tal o es el fruto del anti kirchnerismo? ¿Los acuerdos y negociaciones sucederán por generación espontánea?

Un verdadero laberinto, impropio del manejo de temas y funcionarios públicos, parece haber invadido la mayoría de los ámbitos municipales. Se genera malestar, confusión y dudas en temas sensibles a la administración de recursos y bienes públicos.

La cuarentena eterna de la pandemia inédita, ayudó y facilitó una política de comunicación que responde al ocultamiento, con el objetivo de actuar desde el encubrimiento, generando desigualdad por un lado, y por el otro, privilegios de los amigos del poder de turno.

“Estamos en una ciudad en las cual ya no se sabe qué pasa” reflexionó experimentado profesional atento al día a día municipal. Mientras que una actual concejala, próxima a cumplir su mandato e incorporarse al D.E., había advertido oportunamente “Tenemos que estar atentos porque entre el intendente y el manejo del Concejo Deliberante nos van a llevar puestos a todos”.

El uso del mobiliario y el espacio público ya ha sido un tema controversial en torno a su utilización poco transparente, estrechamente ligados a convenios propios de la actividad privada y no del manejo de la cosa pública. Hubo pocas explicaciones a los sucesivos pedidos de informes

A tal punto ha llegado la situación, que la ciudad aparece comandada desde una botonera en CABA, desde donde van surgiendo trascendidos, rumores y acciones de actores vinculados a miembros del D.E. que provienen de extraña jurisdicción y hacen valer su influencia siempre en el cerrado entorno del intendente Guillermo Montenegro.

Juegan a favor la frágil existencia de la oposición cooptada por intereses políticos como Acción Marplatense, la débil e imperfecta presencia del kirchnerismo, impregnada de un fuerte tono ideológico alejado de la gestión moderna y actualizada. Y en el oficialismo, la CC de las lilitas se hayan en un mute permanente y acompañan desde la comodidad en su zona de confort a la hora de dar el número que requieren las iniciativas del D.E.

En este cúmulo de razones y en busca de recaudación, ha comenzado a trascender un vuelco drástico en la instalación y explotación de espacios de publicidad de la Municipalidad de General Pueyrredon, como ya lo adelantó en exclusiva mdphoy.com

En este proceso, es excluyente la participación de la empresa de José “Pepe” Albistur, su mujer es Victoria Tolosa Paz la actual diputada electa y ambos de estrecha relación con el presidente de la Nación Alberto Fernández, quien hasta llegar a la Quinta de Olivos, ocupaba un departamento en Puerto Madero propiedad de Albistur y Tolosa Paz.

El empresario fue secretario de Medios de los Kirchner y un histórico de la publicidad durante los diferentes ciclos peronistas.

Cómo se proyectará la implementación de un multimillonario contrato, en el cual ya se ha avanzado, es la peor de las señales, su instrumentación provoca asombro y en especial es que se aducen decisiones fundadas en “razones políticas” donde la discrecionalidad es determinante sobre quién participa y quiénes son bloqueados. Los marplatenses no son tenidos en cuenta como ya ocurre en el EMSUR. Mucha audacia y preocupante osadía con altos costos políticos que deberá pagar el oficialismo. Montenegro pone en juego su real poder político. Hay muchos que prefieren correrse de la escena.

NOTAS VINCULADAS 

La vía indirecta de financiación política que acerca a Montenegro con Albistur y Mohadeb

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*