Portada

El Minella se copó de neutrales azul y oro

 

Hecha la ley hecha la trampa, APREVIDE, aforo, público visitante, sólo parcialidad local,  nada se interpuso entre la pasión desencadenada de los hinchas xeneizes, que interpretaron como propia la decisión del Club Aldosivi de expender localidades al público imparcial que no se identifique con ninguna entidad. Las ávidas arcas locales no desaprovecharon la oportunidad.

Ocurrió de todo menos lo dispuesto por las autoridades de seguridad deportiva y los dirigentes de Aldosivi. Era una fija que este desborde se llevaba todo puesto y fue filmado para todo el país. Junto con la vergûenza marplatense de su principal tribuna techada clausurada por inseguridad por la propia Municipalidad de General Pueyrredon

Boca se presentó frente a Aldosivi en Mar del Plata pero igual tuvo el apoyo de sus hinchas. ¿Cómo? ¿Volvieron los visitantes? No, oficialmente no. Así y todo, en el estadio José María Minella hubo más de siete mil boquenses que cantaron y gritaron durante todo el partido y se fueron felices por el triunfo del equipo de Battaglia.

La tribuna en la que solían ubicarse los visitantes estuvo completamente colmada de azul y amarillo, después de que los dirigentes de Aldosivi tomaran la iniciativa de vender entradas para no socios.

Es que los hinchas de Boca aprovecharon esta ventana que abrió Aldosivi y enseguida empezó a tomar forma la categoría de “neutrales”, una figura que se popularizó luego de la prohibición de la asistencia de visitantes, que rige desde 2013.

En la previa del encuentro, la Agencia de Prevención de Violencia en el Deporte, entidad que depende del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Aprevide había pedido que los simpatizantes “neutrales” no asistieran al Minella con nada representativo del club de La Ribera, sucedió todo lo contrario. Y hubo una fiesta Xeneize en La Feliz.

Lo hizo incluso después de haber recordado en un comunicado que “está prohibido el público visitante en los estadios de la Argentina, por una normativa vigente” y que “no se permitirá el ingreso de ningún hincha que porte otra camiseta que no sea la de Aldosivi y si alguna persona intenta circular dentro del perímetro que comprende el operativo policial con atuendos o distintivos de Boca Juniors será considerado una incitación a la violencia por lo que podrá ser detenido por las autoridades de prevención”. Nada de ellos pasó.

Los fanáticos de Boca se dieron el gusto de ovacionar a Palermo, ídolo y hoy entrenador de Aldosivi. Gritaron el gol de Almendra, justo en el arco que daba a la tribuna donde estaban ellos, cantaron, aplaudieron a los suyos, silbaron a los rivales cuando llegaban con riesgo al arco de Rossi y explotaron con los tantos de Cardona y de Villa en el segundo tiempo y con el regreso de “Toto” Salvio.

Esta situación se dio pocos días antes de que vuelva de forma definitiva el cien por ciento de aforo en los estadios del país, un hecho que se producirá el martes con el partido entre Argentina y Brasil en San Juan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*