A Newsletter, Ciudad, Información General

Saludo del obispo Gabriel Mestre a los turistas

Como es tradicional el obispo Gabriel Mestre emitió un saludo a los turistas al inicio de la temporada estival. «Sientan que esta Diócesis es también la casa de ustedes mientras disfrutan de sus merecidas vacaciones y/o visitan a familiares y amigos».

 

El texto del mensaje es el siguiente:

«¡Den gracias al Señor porque es bueno,

porque es eterno su amor» (Sal 136,1)

 

Mensaje a los turistas diciembre 2020 y enero-febrero 2021

Queridas hermanas y hermanos de la comunidad turística:

Como obispo diocesano local los recibo con alegría en la Iglesia Particular de Mar del Plata. Sientan que esta Diócesis es también la casa de ustedes mientras disfrutan de sus merecidas vacaciones y/o visitan a familiares y amigos.

Cada año de nuestra vida tiene sus gozos y sus dificultades particulares. Sin embargo, el 2020 nos sorprendió de manera nacional y global con la pandemia y sus consecuencias. Por un lado o por otro, todos hemos quedado marcados personal y familiarmente. En medio de tantas complicaciones y situaciones de dolor, algunas graves, todos en la Iglesia Argentina y a la luz de la insistencia del querido Papa Francisco, hemos buscado ser el buen samaritano para acompañar a los que más sufren.

¡Es motivo de sano orgullo y, sobre todo, de profunda acción de gracias al Señor!

Por eso, queridos hermanos, en el Mensaje de este año, los invito a dar gracias a Dios. Incluso y a pesar de que seguimos en pandemia y tenemos demasiadas incertidumbres con respecto al futuro, los invito a elevar una oración de profunda acción de gracias a nuestro Dios y Señor partiendo de la Escritura: «Den gracias al Señor porque es bueno, porque es eterno su amor» (Sal 136,1).

ü  ¡Gracias al Altísimo por la vida de familia y los amigos!

ü  ¡Gracias al Omnipotente por el tiempo de descanso y vacaciones; gracias  por el trabajo y la búsqueda de dignidad!

ü  ¡Gracias a Dios por la fortaleza para defender la vida, siempre la vida, sobre todo la más indefensa y vulnerable!

ü  ¡Gracias al Señor por el don de la fe que dinamiza nuestra esperanza y nos compromete en la caridad!

ü  ¡Gracias a la Bienaventurada Virgen María y a su querido esposo San José que son intercesores y modelo de Iglesia orante y servidora!

Queridos hermanos de la comunidad turística, que en medio de los protocolos vigentes en cada una de las jurisdicciones de la Diócesis de Mar del Plata, puedan celebrar el encuentro vital con el Señor en la Eucaristía y en el Sacramento de la Reconciliación.

¡Que tengan un fecundo descanso y, sobre todo un profundo encuentro con Dios y con los hermanos!

Con mi bendición y afecto de padre, hermano y amigo.

 

+Mons. Gabriel Mestre

Obispo de Mar del Plata – Argentina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*