Ciudad, Información General

“Mar del Plata rodeada por un cinturón de pobreza”

En coincidencia con el día del periodista, ayer Monseñor Antonio Marino, obispo de Mar del Plata se reunió con los medios locales para tener un primer acercamiento personal y contestar algunas inquietudes de los mismos.

Habló sobre sus prioridades pastorales, los jóvenes, el diálogo con los sectores políticos, y sobre la importancia y responsabilidad de los medios de comunicación. Estuvo acompañado por Monseñor Armando Ledesma, párroco de la Catedral y el Presbítero Marcelo Panebianco, párroco de la Asunción de la Santísima Virgen.

En primer lugar, consultado sobre los lineamientos que priorizará en la diócesis de Mar del Plata, Monseñor Marino dijo “lo primero es asegurar bien la comunión diocesana con el clero y con los cuadros apostólicos. El obispo es el referente, garante de la unidad y tiene que procurar que los distintos dones, carismas, estén armonizados entre sí. Al exterior, el servicio de la misión, es decir, estar donde no se llega suficientemente, impulsar la presencia de la Iglesia en las fronteras no sólo geográficas, sino existenciales” y destacó sobre la realidad marplatense “se está formando un cinturón de pobreza, en torno a esta ciudad tan espléndida magnífica y renombrada. Habrá que ver cómo llegamos, cómo entramos allí, qué tipo de presencia podemos mantener, y también alcanzar las otras formas de límite humano, como el dolor”.

Luego expresó “a los jóvenes les he dedicado un párrafo importante en la homilía de la toma de posesión. Son unas de mis preocupaciones principales, y espero reunirme con los responsables de la pastoral de la juventud. Hoy los jóvenes heredan un mundo en medio de transformaciones gigantescas, desde lo mental y cultural, por eso es necesario ofrecerles un norte, valores que puedan asimilar y con los cuales resistir a cierta posesión cultural que nosotros creemos equivocada. Según los informes, Mar del Plata es una de las principales ciudades donde la droga es un comercio redituable y hace estragos principalmente entre la juventud. Sobre todo eso tendré que reflexión y para esto convocaré a los que ya están trabajando desde hace un tiempo en esto”.

De cara a las elecciones nacionales y consultado sobre si tiene previsto reunirse con políticos, el pastor de la Iglesia Católica de Mar del Plata señaló “el Obispo no está con la mirada concentrada en primer lugar en la lucha política, por supuesto nos interesa todo, también eso.  Siempre se da la posibilidad de contacto con los que están en el quehacer político, yo no lo voy a rehusar, eso es también parte del ser obispo. Las veces que me ha tocado dialogar, en otro ámbito y reunirme con los que están en la política, legisladores, intendentes, hablamos con toda claridad y mucha sinceridad, sobre los temas que a nosotros nos preocupan, la droga, el juego, la pobreza, educación”.

Finalmente y dialogando con los periodistas sobre la realidad de los medios de comunicación, el recién llegado Obispo de Mar del Plata consideró “los medios de comunicación son una necesidad, y una realidad maravillosa, el problema es cómo se enfoca la realidad. Está ese poder temible de construir o destruir imagen y lo ideal es que los medios de comunicación sobre todo en las entrevistas y en la trasmisión de las noticias traten de acercarse lo más posible a la realidad objetiva”  y enfatizó que los medios deberían, “tener un acercamiento sin demasiados a prioris, porque a veces desde la manera de titular la noticia o de enfocar a la persona, o de qué cosas se destacan de un discurso, de una homilía; lo que dentro de la totalidad abarca una línea, pasa a ser título sacado de ese todo. Si yo saco al ojo de ese lugar, el ojo se muere. Por eso fundamentalmente el periodismo tiene que ser un servicio de la verdad y tiene que informar y no desinformar”.

Los comentarios están cerrados.