Portada

“Me pregunto si a alguien le interesa en serio la inseguridad”

Si ningún Ministro de la Corte tiene un diagnóstico y desconoce el fenómeno sobre la inseguridad, como dicen los jóvenes, estamos al horno.

            Creo que el Dr.Zaffaroni debe saber lo que son las maras, debe saber que fueron deportados desde  EE.UU a sus países de orígenes en centro América y además creo que debe saber cual es el triángulo de las maras (Guatemala, Honduras y El Salvador), el pobre Facundo Cabral tuvo que pagar cara la existencia de las mismas.

  Creo que el Dr. Zaffaroni debe saber que es la pandila Salvatrucha, la M18 y tantas otras organizaciones pandilleras  que existen en esos lugares donde el promedio de vida de sus integrantes es de 24 años y donde el graffiti codificado se transforma en un instrumento comunicacional adaptado para el delito.

            Creo que el Dr. Zaffaroni debe estar al tanto que ya hace un tiempo en nuestro país están penetrando rasgos culturales de las maras, por ejemplo: Los tatuajes, que ahora las maras los están abandonando para no ser identificados; los gorritos con visera orientada hacia el  costado, las cabezas cubiertas con capuchas y gorros al mismo tiempo en muchos casos, cierta características de piercing y lo que es peor, el desprecio por la vida. Como se verá tienen hábitos tribales, con la diferencia que son pandillas.

 Al Dr. Zaffaroni no le llama la atención que en el programa Talento Argentino, si es que lo ha visto, aparezcan muchos conjuntos del norte argentino (Tucumán, Santiago del Estero, Salta , etc) que se presentan bailando el Hip Hop o rapeando. Que pasó en los jóvenes con nuestro folklore que una parte importante están adoptando estos estilos. De donde vienen importados y porqué y para qué?

            Acaso el Dr. Zaffaroni nunca escuchó que cuando detienen a algunos de estos marginales o cuando son entrevistados  off de record, como se expresa, mayoritariamente dicen “yo ya estoy jugado”. Y este “yo ya estoy jugado” obedece a una filosofía de vida que  está penetrando en muchos jóvenes y por lo visto este integrante de la Suprema Corte de Justicia no se ha enterado y encima dice no tener  diagnóstico.

 Y esto de las pandillas no pasa porque son pobres, porque la diferencia entre marginal y pobre existió siempre, o acaso el Pibe Cabeza no era un marginal? ,bueno estos temas son más de psiquiatras,  con la diferencia que ahora la marginalidad es mayor porque tienen más cancha libre y sabemos que la marginalidad por definición necesita límites.

. Las villas están llenas de pobres dignos y que trabajan, changuean y se las rebuscan como pueden, sino que se lo pregunten a las “madres del paco”, cuyos hijos han sido  captados por esta marginalidad, y esas madres siguen peleando y son casi ignoradas por el gobierno, la oposición, parte de la justicia y los medios.

                        Preguntar si a alguien le interesa en serio la inseguridad, es una falta de respeto.

Yo entiendo al Dr. Zaffaroni, porque al no tener familia nuclear (esposa e hijos) quizás la visión de la vida sea otra, pero la mayoría de la sociedad está compuesta de otra forma, sino que le pregunten a los padres, a los abuelos, a los amigos y a gran parte de los marplatenses, ligados directa o indirectamente al grupo de chicos que fueron asesinados en nuestra ciudad en los últimos tiempos, si no les importa la seguridad.

            Yo no voy a dejar de reconocer el nivel de instrucción y formación que tiene el Dr. Zaffaroni en una ciencia social como el Derecho, que no es una ciencia exacta, pero justamente su ciencia contempla el cumplimiento de las normas y el Dr. Zaffaroni al igual que yo, no dudo que sabe que las normas de la sociedad se construyen a través del  andamiaje cultural. Por eso hay sociedades que permiten más de una esposa, por eso subsisten tribus antropófogas, por eso hoy tenemos matrimonios de un mismo sexo o un matrimonio entre mujeres que en estos días legalmente le reconocen un hijo generado in vitro por una de sus componentes.

            Ahora, que el Dr, Zaffaroni diga: “Cómo se puede prevenir lo que no se conoce” refiriéndose a la inseguridad y desde el lugar que ocupa, me parece además de una falta de respeto, una razón más que significativa para que medite un poco más acerca del tema, porque si bien es cierto el Derecho tiene sus especialidades y puede perdonar algunos desconocimientos, hay temas tan universales y cotidianos dentro de cada disciplina universitaria que no pueden ser desconocidos, es algo así como que un oftalmólogo no sepa o no pueda tomar la presión.

            Salvo que el Dr. Zaffaroni quiera transmitir que la inseguridad ya ni siquiera es una sensación, cosa que no creo.

Lic. Abel J.C. Ayala

Sociólogo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*