Política

Y los adolescentes, ¿quieren votar?

La democracia se define básicamente por la participación en la toma de decisiones, por lo tanto, la cuestión acerca de quiénes están habilitados para hacerlo es fundamental. Nuestra Constitución establece el voto universal, igual, secreto y obligatorio. Ahora bien,  la universalidad no debe ser entendida en términos absolutos, está referida a un “universo” definido, delimitado. Esto significa que existe y es válida la posibilidad de revisar y generar un análisis crítico acerca de los criterios  de inclusión en este universo.

La cuestión puede abordarse desde diversas perspectivas o dimensiones, y resulta imprescindible  hacer explícita  la perspectiva desde la cual se hace, mencionamos como ejemplo sólo algunas posibilidades:

  • una dimensión jurídica que atienda a la coherencia lógica del sistema y la necesidad de generar o no una modificación o no dentro del mismo;
  • una dimensión que signifique un debate en torno al “perfil” del segmento de población a ser incluido en el universo considerado autorizado pata tomar decisiones;
  • una dimensión contextual en la que habría que considerar la “oportunidad”.

 

El estudio realizado por el OBSERVATORIO DE LA CIUDAD DE LA UNIVERSIDAD FASTA,  se propuso, de modo excluyente:

  • conocer la actitud de los jóvenes frente a la posibilidad de votar a partir de los 16 años de edad.

Para ello, se especificaron los siguientes objetivos:

  • conocer
    •  si los jóvenes están informados acerca de la temática;
    •  el grado de interés en ejercer el derecho al voto a partir de la edad indicada;
    • la percepción acerca de su propia preparación para hacerlo
    • y si efectivamente participarían en caso de ser optativo y no obligatorio.

Finalmente, se dio la posibilidad a los encuestados de expresar su opinión acerca de la temática sin que mediara una pregunta expresa.

 

Población y muestra

La población objeto de estudio  fue el segmento integrado por los jóvenes entre 14 (próximos a cumplir los 15 en los dos meses siguientes)  y 17 años (que no cumplan 18 durante este año)  que son, efectivamente, los que tendrían el rol de protagonistas en  la situación. Se trabajó con una muestra  por racimos  que incluyó   instituciones de enseñanza media de la ciudad,  públicas y privadas. Esto significa que nuestro estudio tiene un límite ya que no incluye a estudiantes no escolarizados. En cada institución se consultó a estudiantes  comprendidos en el segmento de edad considerado.  El total de jóvenes incluidos en la muestra fue 450

Distribución según edad

Distribución según  sexo

Distribución según  tipo de gestión de la escuela a la que asiste

De acuerdo con lo indicado en los objetivos, se solicitó a los encuestados que calificaran, según su  percepción, tanto el interés en votar y como su preparación para hacerlo.

 Interés  y  Preparación

Si observamos la línea que expresa el interés advertimos que el grado menor (1) es una opción indicada por un porcentaje significativo en relación a las otras opciones  que expresan poco interés; esto nos permite afirmar que aquéllos que se han declarado desinteresados, tienen una posición polarizada admitiendo una falta de interés absoluto.  El interés calificado con 5-6-7, en cambio se distribuye más equilibradamente, y estaría reflejando un adolescente con moderado interés.  La calificación 8 sin duda equivale a  manifestación de interés y su porcentaje es el  mayor entre aquellos que reflejan interés; en efecto,  el porecentaje  disminuye  significativamente cuando se consideran las opciones 9-10 que son aquéllas que podrían estar expresando un alto interés.

En relación a la preparación observamos que no tiene una curva demasiado diversa de la del interés.  Ahora bien, es muy interesante advertir que entre aquéllos que  expresan interés bajo hay una estimación más benevolente respecto de la preparación al menos en el sentido de afirmar que, aunque es baja la preparación, resulta algo más alta que su interés. En los puntos medios (5-6-7) hay coincidencia y finalmente, en aquéllos que están interesados, calificación 8, se separan las dos líneas mostrando que hay interés pero una preparación estimada como menor. Un  porcentaje próximo al 10%  estima que su preparación y su interés, son altos.

En términos de promedio  resulta  del análisis lo siguiente:

  • interés  promedio:  5,16
  • media de la preparación: 4,9

 

Distribución del promedio de interés y de preparación según edad

Los datos indican que el menor grado de interés y preparación se da en los  adolescentes que tienen 14 años destacando lo que se señaló antes, poco preparados y poco interesados pero  según su criterio, algo más preparados que interesados. A los 15 años se observa un incremento del interés coincidente con una  autopercepción más exigente de  la preparación. A los 17 recién los grados de interés y preparación son calificados con más de  5 puntos, situación que, si tenemos en cuenta que la escala era de menor a mayor de 1 a 10, es manifiestamente insatisfactoria.

Los cuadros que se exponen a continuación muestran los datos relacionados a lo que terminamos de explicar; luego, la distribución según se trate alumnos que asisten a instituciones  de gestión pública o privada en la que no se observan diferencias.

 

Distribución del promedio de interés y de preparación según edad

Edad

Interés promedio

Preparación promedio

14 años

4,1

4,5

15 años

5,4

4,7

16 años

4,8

4,9

17 años

5,5

5,1

 

 

Distribución del promedio de interés y preparación según  tipo de gestión de la institución a la que asisten

Interés promedio

Preparación promedio

Pública

5,3

4,8

Privada

5

5

 

En lo que concierne a la posibilidad de participación efectiva,  respuesta a la pregunta: si el voto fuera optativo, ¿votaría? En este caso, la mayoría expresa que no lo haría y, si se diferencia entre  pertenencia a escuela pública o privada, la relación se mantiene.

Participación

Gestión

Pública

Privada

Si

89%

99%

No

11%

1%

                La encuesta dio la posibilidad de manifestar sobre el tema lo que el encuestado quisiera, sin  que esto significara una pregunta, simplemente se dejó abierto un espacio para la opinión.              No hay una relación entre la voluntad de participar votando en las elecciones y  la opinión más o menos favorable a la medida;  en los dos grupos las opiniones  son diversas.

                A continuación se transcriben las opiniones representativas  de la diversidad, respetando  las expresiones para lograr la mayor fidelidad. No presentamos las opiniones en forma separada según voten o no ya que los argumentos se reiteran en ambos grupos.

Del total de jóvenes que afirmaron que SI irían a votar (178)  opinaron  129, esto es, el 72%

Del total de jóvenes que afirmaron que NO irían a votar (244)  opinaron  172, esto es, el 70% 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*