Política

Vidal ratificó arrasadora tracción de votos

Resultados: Concejales Gral. Pueyrredonblank

Un oportuno exceso de protagonismo que mdphoy.com , oportunamente, calificó poco menos que providencial, sacó adelante a una coalición política, que entró en la historia por haber interrumpido el ineludible camino de la sombra de Venezuela.

Esta vez no era Aníbal, sino la jefa. La propia CFK, y no era Julián Domínguez quien peleaba el mayor territorio electoral de la Nación. No necesito ser candidata, desde su sillón de la gobernación jugó como la gran electora de la Provincia y agigantó su figura en el futuro de la política argentina.

Resultados: Senadores Nacionales Provincia de Buenos Aires

blank

Recordemos que su asunción en 2015, estuvo rodeada de una convulsionada transición, en la cual no faltaron las agitaciones que surgían de posibles rebeliones policiales, hostigamientos en súper mercados por organizaciones sociales y no se descartaban movimientos de desestabilización. Ese escenario se volvió a reconstruir, a tal punto del enrarecimiento de los últimos días de la campaña, en función de la delicada coyuntura política que se desencadenó a partir de la desaparición de Santiago Maldonado, el hallazgo de su cuerpo sin vida y las horas que siguieron a la espera de las conclusiones de la autopsia.

CAMBIEMOS puede quedar al borde de los 2/3: ¿llega el Cholito?; ¡¡¡No va más!!!

blank

La aplanadora del PRO, dejó a sus propios candidatos librados a minúsculas intervenciones, y no se cae en un rotundo absurdo, si los títulos de los diarios le adjudican el triunfo. Este fenómeno de María Eugenia Vidal, no se inauguró ayer, sino que hoy se ratificó y consolidó. Ejercer un dominio político en la Provincia de Buenos Aires, nunca fue propiedad de una política mujer, lo cual enriquece su historia. Desalojó a Jorge Macri, el primo del presidente, de la titularidad provincial del PRO, lo que automáticamente la convirtió en una jefa política sin objeciones.

Su reelección, la de Mauricio Macri y la de Horacio Rodríguez Larreta, estaban en juego. Las inversiones ese rubro cuya magnitud continua pendiente desde el 2015, también depende del resultado  en el territorio bonaerense. Macri dejó en sus manos poco menos que el futuro del PRO dentro de CAMBIEMOS, la coalición exitosa de gobierno, cuya primera misión fue desalojar una de las últimas versiones K, luego recicladas sin resultados positivos.

  Era la única política de CAMBIEMOS que estaba habilitada para referirse al caso de Santiago Maldonado, no resulta un dato menor. Era quien más tenía para perder, un paso en falso, una palabra mal ubicada, un calificativo desafortunado, la hubiera dejado expuesta en un momento que por la piel de los argentinos habita la conmoción de otra muerte con un puente ineludible a la política.

Bullrich y Gladys González aparecieron sólo en las boletas, pero no compitieron cabalmente. Vidal hizo suyo todo el protagonismo, fue exclusivo, supera a Mauricio Macri y es una piedra angular de la construcción de CAMBIEMOS, una líder nata que trascendió a los referentes. Eclipsó, sin eufemismos, al lote de la política.

Es insuficiente afirmar que se puso la campaña al hombro. Fue una obra de mayor jerarquía, quizás su techo hasta el momento, en un país con una política tan dinámica como la que registra nuestro país. Armó y deshizo listas a discreción, secciones y distritales. Se le reportaron intendentes rebeldes, desertores y tránsfugas. Supo entrarle a la necesidad de las intendencias de los 134 distritos bonaerenses.

Este paso arrollador hizo esfumarse a Daniel Scioli, quien anticipó su retiro y sin apariciones, dejó rendida a CFK, la entregó sabiendo que sus aspiraciones ya estaban condenadas, aunque la espera una para nada confortable subsistencia en la Cámara de Senadores.

Vidal tuvo una sobredosis de exposición, manejó poder y no se equivocó (aunque merece capítulos negativos). Dejó  a CAMBIEMOS encerrada en una dependencia. Ya sonaba monocorde y monotemática, pero el alivio del final de la campaña la sorprendió junto a sus dos hijas en los estudios de televisión.

Este nivel de acompañamiento, sólo fue posible mediante la estrategia que impulsó a María Eugenia a ser la cara de la campaña. Los bonaerenses, salvo en bolsones K, se han pronunciado casi abrumadoramente, lo cual también activa un desafío que tiene que ver con el cumplimiento de las expectativas creadas.

 Vidal deberá enfrentar ahora profundas reformas estructurales en la provincia que devastó Scioli. Un proceso que será resistido y exhibirá a sectores con un alto nivel de rechazo. Ya hubo una transición, dos años para convivir con los primeros pasos de la gobernabilidad. Los próximos dos años en la superficie serán más duros, serán los necesarios para echar las bases que CAMBIEMOS y su electorado han respaldado en las urnas.

Jorge Elías Gómez

jgomez@mdphoy.com

2 Comentarios

  1. Sin dudas una gran jugadora. La verdad que enorgullece el hecho de que una mujer haya roto la tradición en el poder de esta Provincia. Sin gritar, sin marear con frases huecas, sin relatos perimidos, sin el ego enfermizo sino mas bien instalando el tema EQUIPO. Es Lo único que nos puede sacar: la idea de que NO EXISTEN ILUMINADOS Ni ENVIADOS SUPERIORES. Creo que con lo que ha podido campear en este breve tiempo de gestión, la coloca claramente en candIdata 2019 de Nación. Su simpleza y el patear la calle, son sus fortalezas. Interesante cuadro que no se vio venir…..

  2. por fin…aireamos la provincia…
    me acuerdo de la morsa y no se como agradecer a cambiemos…