Deportes

Un determinante Boccia amargó a Quilmes que suma cuatro sin ganar

Boccia_2En un duelo entre equipos necesitados Boca en condición de visitante, volvió a amargar a Quilmes en tiempo suplementario. De esta manera los marplatenses aún no pudieron ganar en el comienzo de la liga doméstica y acumulan cuatro derrotas en igual cantidad de juegos. Para colmo de males, un ex Peñarol Adrián Boccia, la rompió con 29 puntos y el doble del final.

La visita comenzó mejor con Boccia que encontraba espacios en la defensa rival y apoyado por un triple de Ramírez Barrios, fue clave para que los orientados por Capelli tomaran ventaja de 7 a 2.

La reacción del dueño de casa vino de la mano de Romero en el poste bajo, ganándole claramente el duelo a Freeman, que ni por asomo fue el mismo que con Peñarol entre semana. Más tarde, empezó a dejar su huella en el partido Baxley de esa manera, la historia terminó empatada en 16 tras los primeros 10 minutos.

El segundo período fue un calco del primero. Quilmes lo empezó seco, con apenas dos puntos en algo más de tres minutos. Por su parte, Boca lo aprovechó y con un triple de Ferreyra más el buen momento de Boccia, pudo adelantarse por 23 a 18.

Sin embargo, la ventaja le iba a durar poco al “Xeneize”. Desde allí, los marplatenses comenzarían a explotar todavía con más intensidad un par de emparejamientos favorables: el de Romero con Freeman cerca del aro y el de Baxley con Ferreyra en el perímetro.

Con el pivote y el escolta como sus figuras, el “Tricolor” no sólo dio vuelta el marcador, sino que se fue al descanso con una ventaja de 35 a 30. Boca, no aprovechaba las ventajas de su formación pequeña con cuatro perimetrales y no sólo sufría defensivamente, sino que tampoco mostraba muchas variantes en ataque.

El local también empezó mejor el tercer cuarto, sacando una máxima de 8 pero cuando parecía que se adueñaba del trámite, llegó la reacción “Xeneize”. Por primera vez en el juego, los de Capelli encontraron las ventajas de utilizar a un alero natural como Ramírez Barrios en la posición del ala pivote y con un par de corridas de su parte, más una conversión de tres, pasaron a ganar por 45 a 44. Time out de Ramella para frenar el ímpetu de la visita.

El freno en las acciones pareció servirle a los de Mar del Plata, que a la vuelta retomaron el liderazgo con un triple de Cequeira y un doble de Baxley. Igual, Boca respondió de la mano de Treise y un par de libres de Freeman (muy bien controlado por Gallizzi y Romero), para meterse al último período arriba por 56 a 54.

Lo mejor del partido, al menos en ataque, se vio en los primeros minutos del último parcial. Primero, Boca sacó seis con un par de triples de Boccia y Ramírez Barrios, inmediatamente acompañados por conversiones externas de Baxley y Durley para empatar en 64. Más tarde, Boccia volvió a castigar desde afuera, pero Romero anotó un doble más la falta y la paridad se alcanzó en 71.

La alta eficacia de ambos continuó, ahora con un par de protagonistas inesperados: bombas de Gargallo y Sansimoni, para mantener tablas en el resultado. Boca entró al último minuto al frente por dos, pero una conversión de Baxley igualó todo en 77, forzando el suplementario, luego de que Boccia fallara el último disparo.

El ida y vuelta siguió en la prórroga, con Cequeira y Boccia sumando con lanzamientos externos. Luego, Quilmes sufrió la sensible baja de Romero por cinco faltas y a continuación, una bandeja de Hernández para dejar a los suyos 87-84 a falta de 22 segundos.

Un triple con muchísimo suspenso de Calvi volvió a empatar la historia, pero la última pelota era para la visita. Como no podía ser de otra manera, la misma fue para el hombre de la noche: Adrián Boccia, quien penetró y anotó con una de sus ya clásicas flotadoras a la carrera, para darle el primer triunfo de la temporada a su equipo, por 89 a 87, dejando preocupado y muy mal parado a un Quilmes que volvió a sentir las ausencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*