Ciencia y Salud, Ciudad

Un cordobés recorrerá el país en bicicleta para pedir por la sanción de la Ley de Fibrosis Quística

El 22 de mayo pasará por Mar del Plata con el fin de juntar firmas

En una cruzada épica Luis Garay está recorriendo el país en bicicleta para juntar un millón de firmas con la finalidad de exigir que se promulgue la ley de Fibrosis Quística (FQ). Este cordobés de 59 años perdió a dos hijos por esta enfermedad hereditaria del sistema respiratorio pero el dolor, lejos de inmovilizarlo, lo impulsó a luchar para tener una ley que ampare a los enfermos y cubra los altos costos del tratamiento.
Comenzó su viaje el 13 de mayo, cuando dejó su casa en Córdoba para rodar las rutas hasta el Congreso de la Nación, en Buenos Aires. Eligió como fecha de llegada el 8 de septiembre, día en el que se conmemora el Dia Mundial de la Fibrosis Quística. En la primera jornada realizó un trayecto de 250 kilometros, en los que una red de amigos y colaboradores le brindan soporte y ayuda.

Se estima que llegará a Mar del Plata entre el 22 y 23 de mayo, en su recorrido hacia el sur. En el primer mes de viaje unirá Córdoba con San Luis, de allí hacia Mar del Plata, luego Bahía Blanca. Cruzará el desierto hacia Neuquén, Bariloche y Mendoza.

La fibrosis quística es una enfermedad genética y hereditaria, una patología pulmonar crónica que genera infecciones, algunas de las cuales pueden ocasionar la muerte. En la Argentina se calcula que la FQ afecta a uno de cada 3.800 nacidos vivos por año. El diagnóstico temprano es fundamental y los tratamientos que actualmente se aplican están destinados a paliar los efectos de la afección y a lograr una calidad de vida razonable del afectado.
Hay un proyecto de Ley que apoyan los pacientes y familiares, de entre todos los proyectos que se han presentado. En este se contempla la cobertura integral en un 100% de los medicamentos, suplementos dietarios, kinesiología y terapias de rehabilitación, además de la expedición del Certificado Único de Discapacidad y la inclusión en el mundo del trabajo. Que las obras sociales cubran la medicación y tratamiento es fundamental para una enfermedad que es muy costosa y en muchos casos importada.

Los comentarios están cerrados.