Deportes, Fútbol

Tren del pasado para regreso alegre

A lo Alvarado. ¿Cómo? A pura entrega, garra, tesón. Dejándolo todo en su campo (replegado, custodiando como el más codiciado tesoro su arco) y sacando máximo rédito las ocasiones en el área contraria, para luego retornar a lo de siempre. Proseguir con la entrega, padecer estoico momentos de sufrimiento y culminar con la alegría de un triunfo trabajado.

Retornar. Fue eso lo que ayer consiguió Alvarado. Al estilo que marca su historia. De jugar con el alma y el corazón. No dejó escapar el tren. Aquel que lo llevó a recuperar su pasado, para preservar el futuro. Porque, en la situacion que vive actualmente, también retornó. Este fin de semana, a la promoción. Y se siente con un lauro. Salir del descenso directo es valorable. Más si fue ante quién se había erigido como el equipo de mejor puntaje de la categoría en el Clausura. Que estaba agrandado, luego de salir del descenso y posicionarse en la cima de la Zona B, en puestos de clasificación a la ronda final.

El «Torito» derrotó ayer 3-1 a Ferrocarril Sud de Olavarría, como visitante por la fecha 8, con lo que dejó sin invicto al «Carbonero» y ascendió un peldaño del fondo por la tabla general. Pero, lo más importante, es que consolidó su sistema de juego, identificado con la esencia del club. Y lo correspondió con un resultado favorable.

Ayer le sumó al buen trabajo colectivo, el complemento fundamental que careció en la derrota pasada 2-0 ante Bella Vista. La efectividad en la definición ofensiva. Porque a los 6′, Mariano Mc Coubrey marcó el 1-0. Recibió un excelso pase profundo entre líneas por Christovao desde 20 metros y, dentro del área en posición dudosa, concretó con derecha junto al palo izquierdo de Coronda. Minutos antes, Evangelisti se había jugado la ropa con dos intervenciones sobre línea de meta junto al palo derecho ante sendos remates de Bordaberry.

Pero el 1-0 fue decisivo. Porque Ferro, pese a que generó chances para igualarlo en el período, en verdad no pudo asimilar el impacto. cayó en nerviosismo, que le ocasionó imprecisión y aceleración desmedida en cada avance. A los 8′, Ramírez Pombo con habilidad y panorama abrió para Colombano por derecha, pero terminó mal la jugada tras el centro de Eloy, al atropellar la pelota frente al arco y definir muy desviado.

Sobre los 23′, el colombiano mejoró la puntería, aunque el destino le impidió que su volea con derecha desde la medialuna del área pasara centímetros afuera del ángulo izquierdo. Siete más tarde, Córdoba no conectó de lleno un centro-arco por Colombano desde la izquierda y su disparo murió por arriba del travesaño. Antes de los 40′, luego de una individualidad fortuita de Pautasso en un contragolpe que culminó con un disparo a distancia que pasó apenas afuera del ángulo izquierdo, sobrevino el momento de mayor tensión.

Evangelisti, con astucia, viveza, actuación al por mayor; irresponsabilidad; razón y capricho, recolectó un fierro mientras se aprestaba a sacar desde la meta y durmió el partido durante 5′. Pero agigantó el nerviosismo dentro y fuera de la cancha. Que a la postre, beneficiaría al «Torito». Justo en la última acción de la etapa, Arena entregó y posiblitó la recuperación de Alvarado que atacó rápido y vertical. González ganó un penal ante Guerrero y Fernández lo rubricó con zurda cruzado junto al palo para el 2-0.

El segundo tiempo fue puro aguante en la visita. A los 5′, tras buena combinación de pases entre Pombo, Bordaberry y Arena, Colombano lanzó un peligroso centro que se cerró y durmió en el techo del arco. Luego de tanto ir chocar con una verdadera muralla humana, el local alcanzó el descuento de rebote. Porque a los 20′, Pombo fusiló dentro del área a Evangelisti que tapó notable con el pié, pero Gómez intentó despejar, la pelota rebotó en Córdoba e ingresó al arco. A partir del 2-1, Alvarado comenzó a sufrir el partido. Ya no defendía confiado. Sobre los 30′ Arena le pegó con derecha potente y la pelota, imperceptible, pasó apenas afuera del palo derecho. Luego de varias situaciones con infinidad de rebotes en el área visitante (poblada hasta con 17 jugadores), el «Torito» logró sentenciarlo. A los 37′, Gómez cabeceó libre de marca un centro de García Lorenzo desde banda izquierda y junto al palo derecho del soprendido Coronda marcó el 3-1.

Los minutos finales sólo dejaron mayor deseperación en el local (expulsado Pombo a los 45′) y dos ocasiones que fueron malogradas producto de la propia exasperación. A los 40′, Evangelisti rechazó con ambas manos estupendo un futibundo zurdazo de Janson y sobre los 43′ Ávalos peinó de cabeza un corner desde la derecha, pero la pelota cruzó todo el arco y pasó desviada.

Victoria que valen más de tres puntos para Alvarado. Aportó para la permanecia. Recobró una identidad que posibilitaría una valedera convicción y recuperación hacia el epílogo de la temporada.

Síntesis:

Ferrocarril Sud (O) _  1

Marcos Coronda, Maximiliano Gargaglione, Nahuel Guerrero, Nicolás Rosales, Enzo Barrientos; Carlos Arena  y Jesús Britos; Eloy Colombano, John Ramírez Pombo y Juan Manuel Bordaberry; Diego Córdoba.

DT: Gustavo Romanello

Alvarado _ 3

Leandro Evangelisti; Nicolás Colaneri, Leonardo Tambussi, Facundo Gómez y David García Lorenzo; Nicolás Pautasso, Gabriel Christovao e Ignacio Burgos; Sesbastián Fernández; Emanuel González y Mariano Mc Coubrey.

DT: Roberto Oliver

Goles en el PT: a los 6′ Mc Coubrey [A] y 47′ S. Fernández [A].

Goles en el ST: a los 20′ D. Córdoba [F] y 37′ F. Gómez [A].

Cambios: a los 13’ST Néstor Ávalos por Gargaglione [F]; 29’ST Hugo Janson por Colombano [F]; 36’ST Rubén Maldonado por Arena [F]; 38′ Guillermo López Geada por S. Fernández [A]; 41’ST Mauricio Villa por E. González [A] y 46’ST Rodrigo Trejo por Mc Coubrey [A].

Incidencias: a los 45’ST expulsado John Ramírez Pombo [F].

Árbitro: Facundo Elgart.

Estadio: Domingo Colasurdo de Ferrocarril Sud, Olavarría.

Por Marcos Buenaventura

Los comentarios están cerrados.