Política

Tarde pero seguro: los cinco candidatos a intendente debatieron por primera vez

debate1El gimnasio del Colegio Don Orione, en la mañana de este jueves, fue el escenario donde por primera vez debatieron los cinco candidatos a intendente de General Pueyrredón, en un marco reservado exclusivamente para el estudiantado.

Para estupor del actual jefe comunal Gustavo Pulti, el hombre del impermeable azul, se hizo presente, acompañado por su competidora circunstancial en las PASO, Vilma Baragiola, el asesor de la concejal Emiliano Mensor, y sus operadores de campaña: Emiliano Giri y “Tato” Serebrinsky.

En el debate, mientras el titular del ejecutivo apelaría una y otra vez al recurso de la chicana, Carlos Arroyo se mostraría impasible, como si nada pasara, junto a Pablo Farías, Alejandro Martínez y Lucas Fiorini.

“No quiero distraerme con la deshonestidad con la que plantean algunos temas. Lo que respecta a educación e inclusión varios votaron en contra y son ahora los que dicen que quieren generar más oportunidades”, disparó Pulti, ante los alumnos que colmaron las instalaciones del gimnasio.

Acto seguido, continuó gatillando: “son pocos los que nos han apoyado. Nosotros no queremos generar discriminación ni a la comunidad boliviana, ni a la rusa ni a ninguna. Y si tienen pelo largo que también sea bien recibidos en Mar del Plata”.

Sin inmutarse, el candidato de Cambiemos, haciendo oídos sordos al chicaneo, plantearía sus propuestas relacionadas con la erradicación de las antenas y la contaminación de los desagües pluviales y cuestionaría el funcionamiento del emisario submarino, sosteniendo como en otras ocasiones, que ese tubo submarino “es imposible e inútil” sin la planta depuradora aguas cloacales su tarea.

El debate proseguiría con la misma tónica. Además de la cuestión ambiental, se abordarían  problemáticas de inclusión social, propuestas educativas y culturales más la gestión en seguridad.

Sobre el final del mismo, el candidato por Progresistas Pablo Farías, increpó al titular de Agrupación Atlántica acusándolo de haber sido cómplice de la dictadura militar, mientras que el hombre del impermeable azul, se despachó con una risueña frase “usted acusa a alguien por pensar diferente, tengo dignidad y no vendo mi patria por un plato de lentejas”, despertando las sonrisas de los presentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*