Zonal

Tandil: “Estamos en una situación desesperante”, dijo el titular de un natatorio que pidió perder el miedo y abrir

Ramiro Maciel, del Natatorio Up, explicó que tienen deudas demasiados abultadas ya que atraviesan un momento “desesperante”. Consideró que hay que aprender a “convivir con el virus” y que deberían permitirles abrir sus puertas.

Rody Becchi

Maciel Ramiro, del Natatorio Up, explicó que tienen una gran “incertidumbre a futuro”, lo cual es “lo que a uno lo desespera porque realmente no hay un fin para todo esto”.

Y expuso que tanto en su rubro como en otros están con la “imposibilidad de planificar nada, es realmente un situación única y desesperante”.

Recalcó que son “agentes de salud” y en ese sentido, señaló que “todo deporte va a favor de la salud y en contra de cualquier enfermedad”.

Asimismo, subrayó que “está comprobado que no hubo contagios ni en ambiente de natatorios, ni de gimnasios, y se mantuvieron los protocolos muy estrictos para que esto pudiera ir para adelante en forma casi normal”.

“Si bien el virus está, está comprobado que la cuarentena ya no tiene la efectividad buscada. Cada uno tiene que cuidarse, mantener distancia, es la única forma de convivir con el virus, que lo vamos a tener por un tiempo largo, hasta que no aparezca una vacuna y según los especialistas hasta mediados del año que viene, no va a estar”, lamentó.

En ese contexto, consideró que “tenemos que sacarnos el miedo, sí protegernos, sí cuidarnos porque esto no es un chiste, pero no podemos dejar de vivir, porque si no además de la pandemia vamos a tener muchísimos más problemas”.

Decisiones erróneas

Frente a ese panorama, planteó que “se tomaron decisiones erróneas desde el principio, pero no es para echarle la culpa a nadie, es por ignorancia porque esto es algo nuevo, y nos tomó a todos por sorpresa”.

“Está comprobado, luego de 6 meses de cuarentena, que hubo muchísimas cosas que se hicieron mal, lógicamente no se le puede echar la culpa a nadie porque eso es algo que estamos aprendiendo todos los días. Pero sí está demostrado que en el agua la transmisión es nula o casi nula por el cloro que elimina el virus y los vapores clorados también ayudan a contrarrestar cualquier tipo de contagio. Hay muchísimos estudios que así lo avalan”, manifestó.

En ese sentido, remarcó que “en todo el mundo los natatorios están abiertos y los gimnasios también, y esto yo lo puedo decir por todo lo que estuve leyendo y me estuve informando. En AMBA el lunes abren los gimnasios y natatorios. Yo creo que en Tandil en algún momento se va a tener que abrir porque no podemos seguir de esta forma”.

Una situación desesperante

Explicó que “en este momento estamos en una situación desesperante, toda la gente que trabaja con nosotros y los colegas de gimnasios y piletas están en una situación límite, ya muchos cerraron, muchos que están por cerrar y es insostenible porque no fueron 6 meses, pero fueron 3 meses y este último mes fue terrible, ingresaron cero pesos con toda la acumulación de deudas. Ése es el tema”.

“Yo soy optimista en el sentido que estamos esperando una respuesta de la Municipalidad para que podamos volver a abrir con todo el protocolo al 25 por ciento, que ni siquiera alcanza para cubrir los costos pero por lo menos no cerrar”, afirmó.

Y consideró que “si se estira esto mucho más no sé cómo se va a poder sostener todo, la idea es trabajar con mucho cuidado, mucho protocolo, poca gente, y por lo menos empezar a mover la rueda para que esto vuelva a una normalidad”.

Por otro lado, sostuvo que “yo apoyo ciento por ciento lo que se ha hecho a nivel municipal acá en Tandil, porque realmente en momentos críticos nos sorprendieron tomando decisiones a favor de toda la gente y eso realmente es valorable, pero hay cosas que uno no puede predecir”.

“El semáforo enseguida fue rojo y tuvimos que cerrar. Si bien nosotros firmamos y si bien la Municipalidad trató de la mejor manera el tema de la pandemia, hay una realidad que hubo un incremento de contagios, tuvimos que cerrar y nadie se quejó y todos aguantaron”, sostuvo.

Pero explicó que “yo realmente no soy un especialista, entonces no puedo decir en qué situación estamos hoy, pero lo que sí sé que en el AMBA y en Capital Federal están muchísimos peor que nosotros y a partir del lunes abren todos los gimnasios y piletas”.

“Hay ciertas injusticias, yo tengo mi socio y mi familia en Capital y en AMBA y se habla muchísimo de la cuarentena, pero yo puedo asegurar que hoy allá no se cumple en absoluto ningún tipo de cuarentena, no hay controles en las rutas, ni en los trenes, ni en los colectivos”, manifestó.

Y añadió que “si salís de Tandil, vas por Ruta 29 hasta el Obelisco y el único control que existe es el de Tandil en la salida, entonces se habla una cosa y se hace otra, acá en Tandil se trabaja mucho mejor que en cualquier otra parte”.

“Mi opinión es que en Tandil esto se trabajó muy bien, de una forma muy responsable, y el tema del semáforo fue una acción ante algo injusto que realmente si vamos a esperar a una Fase 5 tenemos que cerrar todo Tandil hasta el año que viene”, expuso.

Las deudas

Por otra parte, contó que “me junté con mi contador y la deuda mía acumulada entre diferentes impuestos y cosas ya es muy abultada, yo voy a tener que trabajar por lo menos medio año para recién ponerme de vuelta en cero, eso no lo digo para llorar, es una realidad”.

“Y toda la gente que además alquila algún local, la deuda se empieza a acumular, y no es que uno para y queda en cero, sino que para y empieza a restar, ahí está el problema. Tengo colegas de gimnasios más chicos, de repente se les termina el contrato y les aumenta un 20, un 30 por ciento el alquiler, de vuelta pagar comisión y con lo acumulado de las deudas es imposible seguir”, planteó.

En ese contexto, consideró que “en algún momento por más plata que tengas ahorrada, después de 6 meses no hay ahorro que te alcance”.

En cuanto a los ATP, señaló que “fue una muy buena ayuda. El último mes no sé por qué motivo no lo recibimos, porque nadie da explicaciones. Nosotros mantenemos a toda la planta, es gente que si no cobra no come. Son empleados pero son amigos. Uno aguanta lo más posible, pide créditos, préstamos, pido a mi familia, y voy aguantando, es lo único que puedo hacer y calculo que a todos les pasa lo mismo. La idea no es abandonar a nadie en esta situación terrible”.

“Yo creo que pronto vamos a poder abrir, y lo que más recalco es que somos agentes de salud, hay que perder el miedo y empezar a convivir con este virus, entonces nos tenemos que cuidar, tenemos que seguir los protocolos y es la forma que vamos a poder salir adelante. En Tandil todo el mundo quiere que las cosas se normalicen y todos empujamos para el mismo lado, eso es buenísimo”, enfatizó.

El Eco