Mascotas

¿Sheila se dejó morir en mis brazos?

Será inolvidable cómo te fuiste de nuestro lado, cuando agotada ya te quedaste sin fuerzas y aliento para seguir con vida. Creo que no querías abandonarnos, luchaste y te superaste, siembre tuviste una respuesta a la adversidad. A pocas horas de haber nacido te rescataron de la calle, una condición casi general de los perros mestizos, abandonados en la vía pública.

Te trajeron con tan sólo días de vida desde Miramar, donde habías nacido, en el colectivo 221, en una caja camouflada llegaste a Mar del Plata. Fuiste recuperándote con las vacunas, bien alimentada y todos los controles. No te hicieron faltar nada, para devolverlo luego todo, con ese amor tan especial e incondicional que brindan los perros a sus amos.

Fueron 15 años con Mirta, quien te dedicó el mejor de los cuidados. De los últimos 10 años podemos recordar las dos veces que te perdiste y cómo volviste, tus paseos y los viajes en bicicleta cuando te llevaba en la mochila. El último lunes 1° de julio ya la decisión estaba tomada, era inducirte a tu muerte con el veterinario, ya no tenía demasiado sentido vivir así para sufrir.

Esa tarde, te llevé en mis brazos durante tres vueltas manzana, caminando 12 cuadras como una forma de despedida, y hasta sentí que disfrutabas en algún momento de algo que te gustaba mucho,  entiendo que me escuchabas cuando te hablaba, pero en definitiva sabías a dónde ibas, el cuadro era irreversible.

Sólo restaban 10 minutos para someterte a la intervención que pondría fin a tu vida, cuando faltaban 50 metros para llegar a la veterinaria, tuve la señal de que tu expiración había llegado en mis brazos. Mario, el veterinario, 15 minutos después me lo confirmó ya sobre la camilla.

¿Fue una coincidencia?, ¿resultó casual? ¿O fue una nueva demostración de fenómenos que los perros protagonizan con los humanos, y especialmente con sus dueños? “Si murió en sus brazos, quédese tranquilo porque que se fue feliz” fue la reflexión de Mario.

Cuando leemos que hay perros que diagnostican el cáncer de pulmón en seres humanos con un 97 % de precisión y otros perros que recuperan a niños autistas, entre otros miles de ejemplos e historias, ¿por qué no voy a interpretar que Sheila sabía que se iba y decidió hacerlo en mis brazos casi en el instante final? Quizás hasta tengo la necesidad de entenderlo así. Y si no fue así celebro la coincidencia.

 Pero también tengo en cuenta que desde hace 15.000 años los perros conviven con el hombre. Un vínculo y una relación que no ha parado de crecer desde la domesticación. Hay un lenguaje que se profundiza entre ambos y es un valor agregado a la vida.

JEG

8 Comentarios

  1. la puta que lo pario!!! ?

  2. Muy lindo !!! Que tristeza ?

  3. SHEYLA TUVO LA MEJOR FAMILIA VIVIÓ FELIZ Y ELIGIÓ IRSE ENTRE TUS BRAZOS HACE FALTA ALGUNA MUESTRA MÁS DEL AMOR INCONDICIONAL DE LOS ANIMALES?
    SHEYLA CRUZÓ EL ARCOIRIS Y HOY LOS CUIDA DESDE
    ARRIBA?

  4. Hermosa !!!! Fue muy feliz con ustedes y ese es él mejor homenaje
    Haberle dado una vida digna?

  5. Lei llorando y reviviendo el identico momento que vivimos en familia el 8 de febrero de 1918.Cuanto amor nos dio LUZ .La emocion estremece mi cuerpo al escribirte La extrañamos .Aquel que no conoce el amor de un perro se pierde una parte hermosa de la vida