Deportes

Sergio Ramos, y otros, saldrán a la caza de Messi: Argentina sin él, puede caer como un piano

El zaguero del Real Madrid es un especialista. Es el guapo de la Casa Blanca. Su misión está como defensor merengue, anular a jugadores como Salah apelando al filo del reglamento, si juega para el Liverpool o para Egipto si le tocara en el camino del mundial próximo a iniciarse en Rusia.

blank

¿Qué haría Sergio Ramos enfrentando a Leonel Messi? Lo mismo que hizo con Salah provocar una disputa de pelota dividida y hacer abuso de la fuerza que aplica como defensor.  Conductas de ese estilo, sobran en la carrera del rústico zaguero y capitán español. Ramos no dudará a la hora de cortar a Messi, de borrar su talento con la rudeza que no contempla ir a la pelota.

Pero no sólo se trata de Sergio Ramos. La selección nacional será excluyentemente “Messidependiente” y todos sus rivales lo saben. Cuál será el reglamento que usen los árbitros, es una incógnita y debería ser la máxima preocupación de los dirigentes argentinos. La protección de Messi debe arrancar desde el exterior del campo de juego y antes del minuto cero del debut en Rusia.

Si las armas de Sergio Ramos son permitidas, la aplicación de las reglas quedará fuera de juego. Ningún equipo rival de Argentina, puede salir a jugar contra el equipo nacional, sin prever cómo tomarán la marca del crack del Barcelona. Una apuesta es hacerlo como lo hizo Sergio Ramos con Salah, la figura de la selección egipcia que dirige Héctor Cuper.

El Liverpool jugaba de igual a igual en Kiev con el Real Madrid, hasta lo superaba en ciertos aspectos del control en las acciones. Hasta que llegó el minuto 25, cuando en una mezcla de torpeza, nula intención de jugar el balón y toda la intención de parar el delantero, terminó como terminó. Salah no fue fracturado, sólo por casualidad y el delantero estuvo lejos de ir al roce físico con su rival.

Las consecuencias fueron determinantes para el futuro del partido, cuando restaba más de una hora de juego. La cuestión es que el Liverpool no superó su salida ni aún cuando logró la transitoria igualdad.

Cuando un jugador de la estrella de Salah, sufre una lesión como la recibida, afecta  negativamente al resto del equipo. El vestuario se transforma, la voz de mando en la cancha también, aparecen las limitaciones propias de quienes han perdido su carta de triunfo.

Se siente en el ánimo. Liverpool se cayó como un piano en su rendimiento. Argentina no está exenta de que le ocurra lo mismo. Un jugador que produce el desequilibrio que provoca Messi, es una presa para cualquier adversario.

Está demostrado que su  elevado juego tanto individual como colectivo, su categoría y efectividad en la definición, lo han convertido en el mejor jugador del mundo. Juega con celeste y blanca, y no es exagerado pensar que puede convertirse en una víctima como ocurrió con Salah.

 ¿Qué sería Argentina sin Messi? Un equipo de mitad de tabla en el mundial. Con Messi hasta puede ser campeona del mundo. Lo sabemos los argentinos y el resto de los competidores también. Argentina sin Messi, puede caer como un piano, así el Liverpool debió padecer una final de la mayor competencia mundial de clubes de fútbol.  Lo sacaron de la cancha. Rusia queda muy lejos como para tener que volver lastimado.

Jorge Elías Gómez

jgomez@mdphoy.com

Un comentario

  1. En Rusia a Messi lo van a cuidar los árbitros, de lo contrario se les arruinará el negocio a la FIFA. Recordar lo que pasó en el mundial de Chile 1982, lo -reventaron a Pelé- de entrada, no pudo jugar más ese torneo y los de la FIFA entendieron bien como hay que cuidar el negocio