Política

Sergio Massa y Máximo Kirchner: la sociedad ilícita goza de buena salud

blankEl terror de Sergio Massa es perder con el peronismo el año próximo y quedar definitivamente marginado en sus aspiraciones presidenciales para el 2019. Su expedición en la dura interna del PJ, lo llevan de banquina a banquina, y a veces se va al pasto, las cámaras de seguridad y los drones lo mantienen bajo rigurosa vigilancia, sus antecedentes no lo vuelven confiable, es un intrépido amante del sarasa.

El aperitivo fue la previa entre el abogado del Frente Renovador, Mauricio D´Alessandro y otro tandilense, el ex titular de la ANSES e íntimo de CFK, Diego Bossio, quien se despegó de manera fulminante del kirchnerismo, cuando terminaron de contar los votos el 25 de noviembre de 2015. Bossio es considerado como un oportunista y como un traidor. D´Alessandro y Bossio definían políticas comunes para desplazar al médico pediatra e intendente de Tandil, Miguel Lunghi. Un massista y un kirchnerista, procurando recuperar espacios del peronismo, frente a uno de los políticos más sólidos del país. Lunghi, de cuna radical e integrado a CAMBIEMOS, dobló en votos al massismo y el kirchnerismo con sus votos sumados, tras 12 años de gobierno.

Sergio Massa y Máximo, nunca terminaron de confirmar ni de desmentir fehacientemente su reunión, celebrada meses atrás en un campo de Mercedes perteneciente a Wado De Pedro. La tendencia de la gestión de gobierno y su proyección quedaron bajo el análisis para actuar en consecuencia. Todo se eslabona, pero luego de que ambos utilizaron como vocero a Axel Kicillof, las conjeturas se convierten en evidencias. El ex ministro de Economía con las operaciones con el dólar futuro y ahora con las modificaciones a la ley de Ganancias tiene un claro objetivo desfinanciar al Estado, en alrededor de $ 200.000.000.000. Kicillof fue quien más envenenó los pozos de agua en la retirada del kirchnerismo del poder.

Kicillof, el hijo de Lavagna, la mujer de Luis Barrionuevo fueron los que salieron escena, entre bambalinas el guión lo compartían Máximo Kirchner, Sergio Massa y Diego Bossio, sin descartar las influencias de Emilio Monzó, haciendo recordar, y en especial al presidente Macri, que él es peronista ¿Qué se juega? El presupuesto de 2017 y su financiamiento en un año electoral, un detalle no menor, un triunfo del oficialismo sería un paso probable a un intento de reelección de Macri y a una desarticulación de las vertientes del peronismo. Monzó se va a pique si su involucramiento con el PRO entra a perder vuelo.

La foto del Frente Renovador y el Frente para la Victoria, es volver hacia atrás, es el color sepia, ajado y mal oliente, es el viejo mecanismo del peronismo obstaculizando aún más el desastre en el que ha quedado sumida la Nación, con índices que sólo han sido sincerados, actualizados a valores reales sin ser tuneados ni adulterados, con zonas marginales y vandalizadas, con el narcotráfico consolidado, con la seguridad que destruye a familias enteras, sin rutas, sin energía eléctrica, con inflación que responde a un gasto público provocado con intencionalidades políticas.

La sociedad ilícita entre Máximo Kirchner y Sergio Massa, con Axel como interlocutor y vocero, cometen un acto de flagrancia, que se refleja en Venezuela, el espejo K y en la actualidad de Santa Cruz con 90 días de clases en el 2016. El peronismo no termina de entender su responsabilidad de haber dejado un país en llamas y su apego a la demagogia y al populismo, lo dejan descolocado cuando hay que operar de urgencia, ya las aspirinas son un analgésico insuficiente, ese es el problema de usar una dosis que ya no sabe a jarabe fuertes cuando llega la hora de la morfina. Hay que tener aguante y hacerse cargo.

Pero como casi siempre, en política todo tiene que ver con todo, Macri y sus boys de expertos no hicieron un papel acorde a una ley de esta naturaleza en importancia, que encima toca “la víscera más sencilla que tiene el hombre” y claro nadie quiere poner de la suya, y quedaron expuestos en un macro gabinete que súper dividido, trae estas complicaciones, donde parece que nadie maneja nada y hay que salir a la calle vestidos bomberos y con la autobomba a sirena abierta para evitar el incendio, que no siempre es de pastos naturales, la coincidencia es la intencionalidad, y algunos que están muy verdes.

Jorge Elías Gómez

jgomez@mdphoy.com

3 Comentarios

  1. Por muchos años mas de bonanza para la Argentina !!! Por muchos años mas de peronismo , «cambiemos» y «frentes renovadores» !!! Sigamos premiándolos con nuestros votos !!!

  2. Excelente comentario. Como decía Perón, la única verdad es la realidad.
    Con o sin recursos se intenta mejorar las cosas (pese a los innumerables y continuos palos en la rueda) aunque hay algunos que, denostando esas buenas intenciones, pareciera les gustaría la vuelta de los militares. Y bue…

  3. Jejeje … «chicanita» berreta de medio pelo … en fin … ni cabida …