Deportes

Segundo tropiezo para Peñarol fuera de casa que lo aleja del Súper 4

arg5Los marplatenses no jugaron para nada bien, se les cerró el aro y volvieron a tropezar en su visita a Junín, ante un sumergido y algo golpeado Argentino, por la reciente salida del coach Ariel Rearte. El encuentro correspondiente a la Fase Regional de la Conferencia Sur de la Liga Nacional, sin dudas terminó por complicar a Peñarol de cara al Súper 4.

El “Milrayitas” empezó causando mucho daño cada vez que depositó la bola en el juego interior. Ya sea con Okosa, Gutiérrez o Giorgetti, el cuadro marplatense tuvo una buena distribución de balón y a pesar de no encontrar suerte en el tiro abierto logró lastimar bastante con su juego de pases rápidos.

Pero Argentino tuvo respuesta. Ante el desacierto de la visita desde el perímetro y reforzando más el juego interior, el “Turco” no le perdió pisada a Peñarol y se mantuvo al acecho.

De todas formas el parcial fue bastante errático, algo que le permitió a los locales quedar al filo, e incluso pasar al frente sobre el cierre del periodo: 12-11 tras un doble de Alessio en el último minuto.

En el segundo cuarto el partido se abrió un poco más, sobre todo para Argentino que comenzó a encontrar el tiro perimetral que tanto le faltó en el segmento previo. De a poco, los juninenses fueron ganando confianza y elevaron su juego en base a esa solidez mental que les dio esa efectividad. Distinto el momento que atravesó Peñarol en ese pasaje.

Sahdi abrió el parcial con una bomba y algunos arrestos de Massarelli y Baxter, pero la respuesta del “Turco” llegó por cuadruplicado y el partido empezó a tener un dominador. El local, con una seguidilla de cuatro triples (2 de Balbi, 1 Carter y 1 de García) más un par de conversiones inclinó la balanza a su favor: 30-20 y tiempo muerto para la “Peña”.

Peñarol recuperó algo de terreno tras una serie de minutos pedidos por Piccato (otra vez reemplazando a Hernández en la dirección técnica) pero de todas formas Argentino supo mantener ese pequeño colchón de distancia que supo sacar. Carter ayudó a sostener ese momento, pero lo más importante fue el crecimiento que tuvo Balbi durante el segundo cuarto.

En Peñarol hubo un par de buenas acciones de Okosa, con algunos puntos pero sobre todo ganando en el duelo aéreo de los rebotes. El “Milrayitas” se mantuvo expectante, no pudo bajar demasiado la brecha pero tampoco permitió que Argentino estirase su momento: 37-28 al descanso largo.

En el reinicio de las acciones, ambos equipos tardaron en darle movimiento al score hasta que un doble de Balbi puso a Argentino arriba por once (39-28) transcurridos los primeros dos minutos del parcial. No obstante, el dueño de casa no fue el mismo equipo que venía siendo, perdió mucho de su peso en ofensiva y en defensa dio libertades.

Esos huecos que permitió fueron bien aprovechados por Peñarol, que se apoyó muchísimo en un pasaje bárbaro de Okosa para arrimarse y amenazar la ventaja local. El interno extranjero dominó dentro de la pintura, en ataque anotó una sucesión de puntos y en defensa también ayudó, dejando a los marplatenses abajo por 39-38 a menos de siete minutos.

Un triple de Sahdi empardó en juego en 41, pero esa embestida visitante fue un despertador para un Argentino que reaccionó a puro coraje. Mientras la visita empezó a verse condicionado por las faltas (ya tenía con 3 a Sahdi y Okosa sumó la 4ta). El “Turco” respondió con un tremendo parcial de 12 a 0 en los últimos tres minutos: Cangelosi, Basabe y una mejor defensa pusieron al Turco 53-41 al cerrar el penúltimo episodio.

El último cuarto fue muy cambiante. Si bien Argentino mantuvo el liderazgo, Peñarol forzó la ventaja del local en repetidas ocasiones. El “Milrayitas” empezó a crecer, con muchísimo protagonismo de Brussino y Acuña, de gigantescos y decisivos ingresos. Cada falla ofensiva de Argentino fue un ataque en contra que recibió en su aro y así el final se hizo apretado.

Con ese empuje generado desde el banco, Peñarol explotó una serie de ofensivas y se puso a solo dos unidades abajo (61-59) a menos de dos minutos. Sin embargo Argentino supo sostener su momento, allí afloraron un par de acciones positivas y el equipo se fortaleció en el fondo para aguantar la ventaja.

El partido lo terminó definiendo Balbi desde la línea de libres. El base completó su nueva y gran noche apoyándose en su precisión, para reafirmar y estirar la brecha a favor del Turco y concretar un triunfo clave para Argentino por 69-59. Así, los juninenses tomaron aire y volvieron a sonreír después de una seguidilla importante de derrotas.

Por su parte, los marplatenses se complican cada vez más de cara a la clasificación del Súper 4.

Los comentarios están cerrados.