Destacado

Se vacía el tribunal que vigila los gastos de Vidal y los intendentes bonaerenses

El Tribunal de Cuentas de la provincia de Buenos Aires , el ente que vigila las cuentas de la gobernadora María Eugenia Vidal , de los 135 municipios y los organismos descentralizados provinciales, se quedó hoy con sólo dos de los cinco miembros que prevé la ley y, por ende, perdió la facultad para alcanzar quórum, dictar fallos y aplicar sanciones ante irregularidades administrativas.

blank

Hoy se concretó la jubilación del contador Gustavo Fernández, vocal responsable del análisis de las cuentas municipales, y sólo quedaron en funciones el presidente del tribunal, Eduardo Grinberg, y el vocal Miguel Teilletchea, a cargo de las reparticiones autárquicas.

El año pasado había dejado su cargo Héctor Giecco, que también controlaba las cuentas municipales, mientras que en 2016 falleció la cuarta vocal, Cecilia Fernández, a cargo de los libros de la Gobernación.

Desde la entidad aclararon que, a sabiendas de la decisión del vocal Fernández, que ya había sido adelantada por LA NACION, hoy se terminaron de fallar todas las cuentas correspondientes al ejercicio 2016 de la provincia y los municipios. En otras palabras, «no es necesario el nombramiento de los futuros integrantes del Cuerpo en forma inmediata», indicaron.

«Mientras tanto, el Tribunal de Cuentas continúa trabajando sin inconveniente, como todos los días, realizando las auditorías en tiempo real de las cuentas públicas de los 135 municipios, los entes autárquicos y la administración central de la Provincia, con sus equipos auditores», agregaron desde el organismo.

Las vocalías del Tribunal de Cuentas son puestos codiciados para la política bonaerense: se trata de cargos vitalicios, a los que se accede con acuerdo del Senado (sin mayorías especiales) y desde los cuales se pueden poner en jaque los números que presentan cada año los 135 intendentes bonaerenses, aplicar cargos y multas.

De hecho, en los fallos conocidos este mes sobre las cuentas municipales, el Tribunal aplicó multas por 2,9 millones de pesos y cargos por 613,4 millones de pesos contra los municipios bonaerenses. Las multas se aplican ante irregularidades formales en las cuentas municipales (como demoras en la presentación) y los cargos, cuando se genera un daño patrimonial al Estado municipal. En ambos casos, si la sanción queda firme, los intendentes y sus funcionarios deben responder con su patrimonio personal.

De hecho, la salida de Giecco y la muerte de Cecilia Fernández generaron varias negociaciones de Cambiemos con el PJ, el massismo y el kirchnerismo. Todos propusieron sus nombres. Vidal y su jefe de Gabinete, Federico Salvai , jugaron con la posibilidad de atar esas vacantes a la votación del presupuesto de 2017, pero finalmente no avanzaron en acuerdos.

Con amplia mayoría en el Senado provincial luego del recambio legislativo de diciembre de 2017, Cambiemos quedó en condiciones de asignarse todas las sillas vacantes. Pero, nuevamente, decidió esperar. Resta ver si atará la designaciones de los vocales ausentes a una negociación con la oposición por el presupuesto y un nuevo endeudamiento en 2019.

Gustavo Fernández llegó al Tribunal de Cuentas de la mano del ex intendente de La Plata Julio Alak, de quien fue contador. Teilletchea ingresó al organismo en los 80, impulsado por la UCR de Chascomús. Grinberg preside la entidad desde 1987.

Por: Marcelo Veneranda – LA NACIÓN

2 Comentarios

  1. El zorro libre en el gallinero de las gallinas libres

  2. blank Miguel Angel Toscano

    Uno se pregunta ¿nadie se había dado cuenta que el tercero se jubilaba? Lamentablemente institucionalmente no estamos dando pasos al frente. Esto es una muestra del retroceso anunciado. Si no funcionan los mecanismos de control con tantos «OCUPA DE CARGO» (llamados erróneamente funcionarios) que existen y existieron, haciendo lo que quieren y no lo que se debe, estamos recontrafritos.