Política

Se cae la candidatura de Montenegro y ahora Cambiemos apuesta a una gran interna

blank

En el entorno de María Eugenia Vidal piensan en una fuerte interna para definir el candidato de Cambiemos en Mar del Plata. Asoman dos datos clave: reconocen que la candidatura de Guillermo Montenegro como candidato único se diluye semana tras semana. Y además, apuestan a sumar al intendente Carlos Arroyo en la competencia interna.

Ayer, una comitiva de legisladores de Cambiemos acompañó a Arroyo en acto por el día de la bandera y Montenegro no estuvo presente.

La actividad supone el regreso de Arroyo al universo de Cambiemos luego de varios meses donde el vínculo entre el intendente y la coalición de gobierno estuvo terminado.

La candidatura de Montenegro, impulsada por la Gobernadora a principios de 2018, generó un fuerte cimbronazo en el armado de Cambiemos. Arroyo -que proviene del vecinalismo y llegó al poder en 2015 de la mano de la ola amarilla- fue el primero en desafiar la elección de Vidal por un outsider.

Bagnato, sigiloso. Quien también trabaja en silencio para asomar como candidato es el senador Franco Bagnato. A diferencia del resto evita proclamar sus intenciones, pero lo cierto es que trabaja sigiloso para ser el candidato de unidad, capaz de unir a todos los sectores de Cambiemos.

¿Pero, cómo es la interna que quieren en Cambiemos? La idea es que juegue uno de cada sector: Arroyo jugará como candidato de su espacio, Montenegro competirá como la figura elegida por la Gobernadora, y el diputado provincial Guillermo Castello podría ser el candidato de la Coalición Cívica.

En tanto, el radicalismo se tendrá que poner de acuerdo para tener su candidato. Será una fuerte pulseada entre Maximiliano Abad (jefe de los diputados de Cambiemos en la Legislatura bonaerense) y Vilma Baragiola (que encabezó la lista de concejales el año pasado).

En principio, Baragiola asoma como la favorita, por la empatía que genera en Mar del Plata. En el núcleo duro vidalista son categóricos: «es algo que deberá resolver el radicalismo hacia adentro», dicen.

Lo que inquieta ahora en el gobierno es el juego de alianzas que puede disparar una interna dentro de Cambiemos. La unión de dos sectores podría generar desequilibrios. ‘¿Qué pasa si Baragiola cierra filas con Arroyo?’, se preguntan en el PRO.

En esos nombres quedarían representados los sectores más competitivos de Cambiemos en Mar del Plata. Y ahí es donde tendrá que ganar Montenegro para ser el candidato. Como sea, el sueño de una candidatura única del diputado y ex embajador en Uruguay quedó atrás.

Lo que inquieta ahora en el equipo político de la Gobernadora es el juego de alianzas que puede disparar una interna de estas características. La unión de dos sectores podría generar desequilibrios. «¿Qué pasa si Baragiola cierra filas con Arroyo?», se preguntaban ayer en las filas del PRO.

El caso es que tanto Baragiola como Arroyo fueron quienes enfrentaron con mayor dureza la decisión de Vidal de instalar un outsider como Montenegro. «¿Quién es Montenegro? fue candidato en otra localidad (por San Isidro) y perdió», aseguraba el intendente. Baragiola hizo lo propio y aseguró que lanzaría su candidatura. «A mi nadie me avisó que el candidato es Montenegro», le dijo a LPO.

Días atrás, Baragiola acompañó al radicalismo en una votación en la que mostró la distancia con el gobierno. El proyecto que generó revuelo fue una iniciativa que manifestaba la preocupación por el futuro de la caja previsional del Banco Provincia.

En cuanto al intendente, transita el último tramo de su mandato y desde el gobierno creen que lo peor de la crisis ya pasó. Los cambios de gabinete de los últimos meses llevaron estabilidad. En particular la llegada del secretario de Economía y Hacienda, Hernán Mourelle.

El intendente apuesta a enfrentar a Aldrey Iglesias como estrategia para demostrar que enfrenta a las mafias y los nodos de poder que llevaron a la ciudad a una situación crítica. El estilo de Arroyo -despojado de ambiciones y riquejas- le complica al dueño del multimedios La Capital encontrar rendijas por donde enfrentarlo.

Pero además, está obsesionado con comunicar su gestión. Para eso, creó hace algunos meses la subsecretaría de Comunicación y desde allí se toman algunas decisiones puntuales. La última: un memorándum en el que prohibía a sus funcionarios hacer declaraciones en los medios sin la previa supervisión de ese área.

Con todo, la decisión del oficialismo de incluir a Arroyo en la estrategia electoral de cara al año próximo implica una cambio en la postura hacia el intendente. Hace meses, todo Cambiemos coincidía en que sus críticas al gobierno lo habían dejado afuera. «Es importante que Arroyo juegue adentro de Cambiemos porque afuera nos hace mucho daño», resumía un referente del PRO.

Fuente: La Política Online

5 Comentarios

  1. ¿Franco Bagnato candidato a intendente? Too much! Qué bajo estamos cayendo…

  2. Desde ya, si arroyo o baragiola van por cambiemos…habrá que votar por Hijitus o Patoruzú…

  3. El rejunte de ineptos que se olviden de ganar,han y estan haciendo un desastre,donde van esta todo vallado cuatro cuadras a la redonda,el impresentable de Macri no fue al acto del dia de la bandera por miedo,nos endeudaron por 100 años y mas tambien,son una mafia,#NOVUELVENMAS.

  4. Los K no vuelven más!

  5. Mientras tanto el CAMBIO por Parque Camet no se hizo ver. Seguimos igual o sea inundandonos porque OSSE no ha continuado el pluvial existente en calle Scaglia. Seria bueno que dejen de candidatearse y hagan algo productivo como por ejemplo salir a trabajar. !!!