Deportes

San Lorenzo y Boca no se sacaron ventajas en un entretenido partido

Boca y San Lorenzo igualaron 2 a 2 en el marco del triangular de verano que se disputa en Mar del Plata y se definirá el viernes entre el Ciclón y Estudiantes (no tiene chances de quedarse con el torneo). Gago y Bou anotaron para los de Guillermo, mientras que Blandi y Merlini para los de Aguirre.

En un encuentro atractivo, con muchas emociones y pierna fuerte, ambos conjuntos terminaron en un clásico empate, que posterga la definición de la Copa de Oro para el partido del viernes.

El partido se abrió de entrada, a partir de una decisión polémica de Mauro Vigliano. Porque Sebastián Pérez se filtró al área rival por el sector derecho, Ortigoza le apoyó apenas la mano en el hombro y el colombiano se tiró alevosamente en el césped, lo que terminó por confundir al árbitro que sancionó penal. La responsabilidad desde los doce pasos, fue para Gago, que la puso, con categoría, junto a un palo, lejos de Torrico.

Un San Lorenzo confundido por el baldazo de agua fría que resultó el tanto de penal, le dejo a Boca la mesa servida como para resolver el clásico en ese primer tramo del encuentro. Porque presionó con inteligencia en la mitad de la cancha, usufructuó la salida prematura de Belluschi (con un esguince de tobillo) y lastimaba al Ciclón cada vez que los laterales pasaban al ataque, con convicción y criterio.

La más clara la tuvo Nazareno Solís, después de un gran desborde de Jara, por la derecha, que incluyó un túnel para Montoya, pero el ex Talleres no pudo acertarle al arco, cuando no había obstáculos entre él y el segundo gol de Boca.

Hubo otra más para el equipo de Barros Schelotto. Porque Fabra se mandó por la izquierda, pasó a uno, a dos, y metió el centro justo, al corazón del área, donde Benedetto desperdició una chance clarísima, mandando el balón por arriba del travesaño, con Torrico rendido.

Se suele decir que los goles que no se concretan en un arco, se lamentan en el otro. Y ese viejo axioma del fútbol tomó cuerpo en el estadio José María Minella, que tuvo una muy buena concurrencia de público. Porque de a poco San Lorenzo fue despertando, primero avisó con un remate de Blanco por arriba del travesaño, y más tarde confirmó su recuperación con un centro de Cerutti desde la izquierda y un cabezazo letal de Blandi, para poner el equilibrio en el resultado. Por su pasado futbolístico, el atacante central del Ciclón no celebró el tanto. Después, Solís falló de nuevo, con un control impreciso ante Torrico y Blandi lo tuvo de nuevo para San Lorenzo, pero su cabezazo, esta vez, se fue desviado.

En el complemento, los dos mantuvieron sus ambiciones, más allá de las imperfecciones en el juego. Pero Boca perdió Jara, por una molestia, y quedó un callejón que el Ciclón aprovechó, como cuando Blanco habilitó a Merlini, que se fue solito, y con un remate al primer palo de Werner, liquidó el pleito. Mientras que Boca contestó con un remate potente desde la puerta del área, para el dos a dos. Ahora, la Copa de Oro se definirá en el partido del viernes, entre el Ciclón y Estudiantes.

Los comentarios están cerrados.