Política

Salir de la mentira de la grieta

blank

¿Cómo puede ser que los intereses de una minoría, se hayan impuesto
sobre los intereses de las mayorías?, ésta debería ser la reflexión de
los trabajadores en su día, porque el 1 de mayo es un día de
conmemoración y reflexión, y a tal punto hemos llegado que se nos
impuso este día como una jornada de fiesta y se ha pretendido imponer
como día del trabajo.
Claramente, se pretende vaciar el contenido de esta fecha, dejarlo
como una simple fiesta, se observan asalariados con pretensiones de
clase media, pensando que sus empleadores los consideran un igual e
instalan también deformaciones de viejas antinomias y divisiones
absurdas convirtiendo a las grandes mayorías en una enorme cantidad de
minorías.
Y justamente el 1 de mayo se conmemora a aquel de 1886, donde los
trabajadores de a miles proclamaron el régimen de trabajo de 8h a la
que se plegaron las trabajadoras de la rama de sastrería, dando inicio
a las jornadas de lucha obrera más importantes en Estados Unidos de
Norte América, que dejaron para la historia y como bandera de nuestra
clase a Spies, Parsons, Fischer, Engel y Lingg como los mártires que
con cuyo nombre representan a todos los caídos por la causa de los
Trabajadores.
Justamente este año se cumplieron 100 años de la semana trágica,
cuando los trabajadores de la metalúrgica Vasena (de capitales
ingleses), logran bajar la jornada de trabajo de 11h a 8h, con el
costo de aproximadamente 700 muertos, 4.000 heridos y 55.000 detenidos
ya que el conflicto se extendió a otras partes del País.
También en este año se cumplen 50 años del Cordobazo, cuando todos los
trabajadores y de todas las ideologías a lo que se sumaron los
Estudiantes, hicieron frente a la dictadura de Ongania.
La historia demuestra, y más aún en la Argentina, que cuando más
protagonismo tiene la clase trabajadora mejor le va al País, la
decadencia comienza cuando primero por la fuerza y luego con el
engaño, nuestro País es gobernado por un régimen de entrega y despojo
que con la figura de una “Grieta” artificial, reemplazaron a la lucha
de clases, que es clara y fundamentada.
La lucha de la clase trabajadora tiene como fin su elevación, la
conquista de derechos, su dignificación, por otra parte, la “Grieta”
solo ofrece odio por odio mismo explotado por dirigencias corruptas
que se benefician administrándolas para su conveniencia.
Recuperar el concepto de lucha de clases, no es ir al pasado, es
ubicarnos en nuestra realidad y tener en claro cuáles son nuestros
intereses, de esta forma todos los trabajadores y trabajadoras podrán
concentrar su esfuerzo en la lucha de sus intereses comunes y
despreciar a aquellos que desvían nuestro interés en fracciones
absurdas, mientras roban nuestro trabajo y la riqueza de la Patria.

Pablo Aceto
Secretario General
Partido Socialista Auténtico Mar del Plata – Batan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*