Política

Rodríguez Larreta refuerza el vínculo con los intendentes y prepara su desembarco en la provincia de Buenos Aires

La pelea con el gobierno nacional por la educación presencial y las restricciones sanitarias le dejó poco tiempo en los últimos días a Horacio Rodríguez Larreta y a Diego Santilli para la paciente tarea del armado político. Sin embargo, el jefe de Gobierno porteño y su vice se hicieron algunos huecos para continuar tejiendo relaciones con los intendentes bonaerenses.

 

blank

Las elecciones en la provincia de Buenos Aires serán clave tanto para el futuro de Juntos por el Cambio como para el proyecto político nacional del larretismo. En las próximas semanas se esperan definiciones que terminarán de clarificar el panorama, especialmente en lo que se refiere a la relación de fuerzas entre “halcones” y “palomas” dentro de la coalición opositora.

En la sede del gobierno porteño se entusiasman con la posibilidad de que María Eugenia Vidal compita en la ciudad de Buenos Aires y Diego Santilli haga lo propio en la provincia. Sin embargo, son conscientes de que esa combinación le daría a Rodríguez Larreta una centralidad que otros referentes del PRO no están dispuestos a entregar sin batallar.

A pesar de su silencio, María Eugenia Vidal se afianza como la mejor opción para neutralizar el ascenso y las pretensiones de Patricia Bullrich en la capital. La ex ministra de Seguridad ya dejó en claro que busca encabezar la lista de diputados nacionales y que su línea interna tenga buena representación en las listas. Al mismo tiempo, competir en la ciudad le evitaría a Vidal el riesgo de una segunda derrota consecutiva contra el Frente de Todos en territorio bonaerense, algo que podría lastimar mucho su imagen de cara al futuro.

Tanto los intendentes como los funcionarios de la mesa chica de Rodríguez Larreta analizan encuestas y saben que el peronismo unido sigue siendo electoralmente competitivo, especialmente en el conurbano. Por esta razón, que Diego Santilli encabece la lista es una opción menos riesgosa.

El vicejefe de Gobierno tiene buena imagen positiva y un alto porcentaje de desconocimiento, lo que deja lugar para mucho crecimiento. Al mismo tiempo, una buena performance lo deja muy bien plantado de cara a la pelea por la gobernación en 2023, incluso si no gana. “Aunque nos ganen 45% a 40%, sería una buena foto pensando a futuro”, reconoce uno de los armadores del larretismo.

Santilli también cuenta con otro punto a su favor: la gestión de la seguridad en la ciudad le permite mostrar buenos resultados en un área muy sensible y que tiene la potencialidad de traccionar muchos votos en el conurbano. También le da la posibilidad de hacer acciones de campaña, como cuando entregó patrulleros en Mar del Plata y La Plata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*