Deportes

River volvió a jugar mal, derrotó a Unión y se metió en semifinales de Copa Argentina

2292842h765River continua con su racha ganadora en la Copa Argentina, goleó por 3 a 0 a Unión en un estadio que presentó un marco increíble, festejó el triunfo a puro grito con la clasificación a semifinales, pero se fue preocupado por la actuación de un equipo con intermitencias, carente de ideas y sobre todo… con una manera de jugar que pareciera no quedar del todo clara.

En realidad y por el trámite del partido, los orientados por Gallardo consiguieron una victoria exagerada desde los números: el equipo deambuló en la intranscendencia, abusó del pelotazo y volvió a sufrir frente a un rival muy débil. Asimismo, contó con el olfato goleador de Driussi, (jugó un año de volante por la izquierda siendo delantero) más la precisa aparición de Arzura y Alario, quien decoró el marcador.

Pese a que el equipo de Marcelo Gallardo se puso en ventaja cuando promediaba el primer tiempo con gol de Sebastián Driussi, los santafesinos nunca bajaron los brazos, y con muy poco, complicaron al fondo “Millonario”, siendo una vez más Maidana el jugador más confiable.

Los continuos errores del ecuatoriano Mina cada vez que debía cerrar por los costados ante la ausencia de Casco, no es su hábitat natural y terminaba pagando, fueron aprovechados por el “Tatengue”, que con muy poco se las ingenió para comprometer a la última línea riverplatense.

Las cosas parecían complicarse todavía más para los de Núñez cuando Iván Rossi se lesionó promediando la primera parte: el reemplazante de “Nacho” Fernández sufrió un esguince y el técnico tuvo que improvisar en la mitad de la cancha cuando sin dudas los santafesinos arrinconaron a la banda a puro pelotazo pero sin creatividad.

La pelota era la maltratada de la noche, River apelaba al esfuerzo pero con poco orden, mientras que Mina intentó una y otra vez acertarle a la luna, pero no lo logró.

Un tiro libre de Rolle que se estrelló en el travesaño y una falta cometida por el arquero Batalla cuando Gamba se iba sólo contra su arco -no cobrada por Beligoy- fueron lo más peligroso de los santafesinos, quienes se hicieron de la posesión con un “Millonario” descontrolado y sin ideas.

En el mejor momento del “Tatengue”, los defensores santafesinos perdieron la marca y el recién ingresado Joaquín Arzura, conectó de cabeza para batir a Nereo Fernández y decretar el 2 a 0. Sobre el final y casi sin querer, Alario se sacó la mufa y estampó el 3 a 0 final.

Fue un mazazo para Unión, había hecho el gasto y jugó mejor que su rival, el cual extrañó a los generadores de fútbol: Ignacio Fernández y Andrés D`Alessandro, ambos ausentes por lesión.

Una vez más los cambios y la improvisación, una constante en Marcelo Gallardo, se hicieron notar. Mora ocupó la banda derecha, como una especie de volante, Ponzio se ubicó en la cueva cerca de Mina, luego de la lesión de Maidana, mientras que Domingo y Arzura se repartieron el centro del campo, ante la baja de Rossi. Lo más absurdo del caso es que él “Muñeco” no contaba con defensores en el banco y por eso lo de la improvisación. El proximo domingo lo espera Arsenal y es casi seguro que no podrá contar con Maidana por lesión y después de otro desacertado mercado de pases, donde no cuenta con centrales de nivel, deberá recurrir a un juvenil o en su defecto insisitir con Ponzio en ese sector del campo.

River ganó y su gente deliró en una noche ventosa y cargada de emociones. El equipo sigue sin levantar y con decisiones que son discutibles desde hace tiempo, la banda de Gallardo gana pero no conforma y por momentos…ni siquiera sabe a qué juega.

Los comentarios están cerrados.