Política

RePUPA: se analiza incorporación gradual de rubros

cristina coria ucr 24 septiembre 2014“Lo que más ha quedado planteado es la palabra gradualidad, en ver si hay alguna forma de comenzar de menor a mayor, para poner en funcionamiento una normativa que sea controlable y aplicable. Y luego, modularmente, ir incrementando su aplicación en virtud de los resultados que se van dando”, comentó, en diálogo con este portal, la presidenta del Bloque de la Unión Cívica Radical Cristina Coria, quien participó de la última reunión de la Comisión de Promoción y Desarrollo, donde fueron escuchadas las inquietudes de los representantes, las corporaciones que nuclean a los industriales panaderos y de la UCIP, en relación al polémico proyecto de ordenanza por el cual se crearía un Registro de Pequeñas Unidades Productivas Alimenticias ( RePUPA).

La edil Coria refirió también que “estuvimos analizando las cuestiones que ellos plantean, que tienen que ver por un lado con la dificultad que se vislumbra con lo que puede ser el control por parte del Departamento Ejecutivo, y por otro las propias dificultades que tiene el sector que está compuesto por muchísimos pequeños empresarios que están casi al borde de ser micro emprendedores, y que vienen siendo castigados, cada vez con más carga impositiva en todos los niveles, nacional, provincial y también local, donde no solo con los incrementos que van a tener en el año 2015, sino también con normativas que los han perjudicado, llámense el Código de Publicidad, el tema de residuos, las normas de habilitación y las exigencias que tienen que permanentemente van mutando y haciéndose más gravosas”.

“Obviamente a muchos de ellos los ha llevado al límite, que yo llamo la línea de flotación de subsistencia, que hace que estén altamente preocupados por cualquier competencia que pueda aparecer y, sobre todo, cuando entienden, y en cierta manera lo corroboró el Secretario de Desarrollo Productivo, Mariano Pérez Rojas, cuando hablo del escaso personal que existe en algunas áreas y concretamente en Bromatología”, recalcó.

Acto seguido observó “una actitud muy positiva por parte de las cámaras y, en ese sentido, acordamos seguir trabajando, nos vamos a reunir a mediados de enero, seguramente también con los productores para ver qué posibilidades hay”.

Asimismo puntualizó que “poner un límite de inscriptos generó alguna diferencia, porque yo planteaba que si ponemos un límite de participantes qué pasa si el límite es 100 con el pequeño productor 101 que hace lo mismo y está en las mismas condiciones que el número 99, ahí entraríamos en un terreno muy difícil de aplicar donde seguramente cometeríamos injusticias. Por allí sería mejor plantear la gradualidad de la propia ordenanza no sé si en los rubros a habilitar o con determinados requisitos a plantear. La verdad es que no tengo absolutamente claro cómo se establecería pero. Por dar un ejemplo desde el absurdo, me parece mucho más fácil decir: `Los que utilicen tomate, no entran´ y ninguno que utiliza tomate, en ese supuesto, entra. Pero si digo: todos pueden entrar hasta el número 100, ¿qué pasa con esos dos que producen lo mismo y uno queda adentro y el otro afuera? Me parece mejor empezar a trabajar con rubros, que por lo menos nos da un elemento objetivo con el cual definir quiénes están adentro y quiénes no”.

Finalmente opinó que “no hay un listado de rubros en el proyecto, que está en tratamiento, sino que quedó para la reglamentación, pero no me parece que sea el Ejecutivo, quien deba determinar eso porque precisamente, esto nació con el espíritu de incorporar los rubros desde la ordenanza”, adelantando que propondrá “que se invite a participar de la próxima reunión de trabajo a funcionarios del área de Bromatología, que tiene responsabilidades superiores al resto, porque es la que tiene a su cargo la aplicación del Código Alimentario”.

Roberto Latino Rodríguez

Los comentarios están cerrados.