Deportes

Quilmes lo hizo: a pura defensa derrotó a Boca y llegó a la punta

quilmes boca

Poco en ofensiva pero importante en defensa. Otra victoria imponente para “el “Cervecero” una vez más frente a Boca por  60 a 58, en el adelanto de la octava fecha de la Liga Nacional de Básquetbol.

Como hace días atrás defendiendo con el corazón a un “Xeneize” que definitivamente no le encuentra la vuelta a los marplatenses. El local terminó derrotado por la innumerable cantidad de errores y la incapacidad para pegar en los momentos justos.

Los dos comenzaron erráticos y con poco goleo. Quilmes tuvo que lanzar en ocho oportunidades para poder abrir el marcador. Sin embargo los locales fueron el calco del Once Unidos. Un equipo desconocido en ataque fallando hasta de la línea de sentencia 3 de 8, solamente en los primeros minutos.

El “Cervecero” terminó haciendo su negocio ya que durante el tiempo que no pudo concretar el “Xeneize” también careció de ofensiva y por eso todo siguió parejo.

No fue bueno el cotejo. Friccionado e irregular. Los dirigidos por Carlos Duro insistieron con el juego interior de la mano del moreno Robert Battle, más el aporte de su coterráneo John De Groat.

En el “Tricolor” la presencia del suplente Tayavek Gallizi le brindó estabilidad al equipo en defensa fajándose con lo pivotes locales y un buen aporte en ofensiva.

El marcador fue muy bajo, debido al escaso porcentaje de tiros lo que le posibilitó a los orientados por Ramella sentirse siempre en partido.

El “Cervecero” defendió muy bien a lo largo del encuentro pero el goleo siguió siendo muy escueto. El trámite siguió siendo el mismo de días atrás en Once Unidos. Bajísimo goleo. Quilmes defendió con fiereza. Y demasiados errores en el lanzamiento por parte de ambos.

Tal es así que llegaron al final del tercer acto igualados en 38. Casi in entendible para equipos de Liga Nacional.

A dos minutos del final los marplatenses llegaron con dos puntos de luz sobre su rival. Con los pivotes titulares cargados de faltas y con un Gallizi haciéndose gigante en la pintura.

Por su parte el “Xeneize” mostró una de las peores facetas de la noche. Los fatídicos tiros libres con un porcentaje de equipo paupérrimo.

Igualados en 58 puntos a cuatro segundos del final, con Lucas Ortiz en la tranquilidad de la línea, convirtió los dos dándole nuevamente un golpe duro a Boca que una vez más no pudo con los marplatenses y ahora piensa en la Sudamericana.

 

 

 

 

Los comentarios están cerrados.