Cultura

Quién es el periodista marplatense que no va a la mesa de Mirtha Legrand

55cbcbadc2bce_510x357Si los casos Puccio, Robledo Puch, Yiya Murano y Barreda no hubieran existido, él  los hubiera creado desde la ficción. Así de categórico y sin dudas que no es un exceso en la definición, debe ser el respetuoso reconocimiento que se merece Rodolfo Palacios. Él es el periodista marplatense que no acude a la mesa más famosa de los argentinos, y hasta Mirtha lo lamenta.

Palacios es dueño de un talento que supera la media conocida en la materia, pero sólo conociéndolo se lo puede evaluar en su real dimensión. El diario “El Atlántico” fue su cuna periodística y realmente ha sido un privilegio haber contado con su trabajo. Evidente no era casualidad que todo le saliera bien,  tan bien y generalmente muy bien.

El difícil tránsito de la redacción de los diarios, dejan una huella casi definitiva en la formación del profesional, y allí en ese lugar donde generalmente sólo se convive con las necesidades, aparece la vocación como sello del distinto, de único tal vez, por condiciones naturales. Hizo su pasantía desde DeporTEA y se desempeñó varios años en distintas secciones de la redacción

Notas sobre deportes (especialmente boxeo), espectáculos, actualidad, todo lo que hacía contaba con el extra del valor agregado, que todo jefe de Redacción espera de su cronista. Hasta que apareció la nota de policiales, que seguramente le habrá abierto el camino de la experiencia, en ese género tan rico para los periodistas y escritores, dueños de una pluma híper sensible para atrapar con el relato. Acapara algo vital para su cometido, producía sus notas, las redactaba, las editaba, con asombrosa facilidad.

0012796763Rodolfo Palacios junto a Arquímedes Puccio, en una de las últimas fotos en prisión.

 Su estilo ha tenido una medida tal, que le ha servido para seducir a sus lectores. Así suma a esta rica historia a Mercedes, su compañera de trabajo, que cayó perdidamente enamorada por los contenidos de Rodolfo Palacios, quien no es precisamente el “Pocho” Lavezzi para las mujeres. Pero ese don natural, lo ha conducido al lugar de privilegio que ocupa.

A tal punto ha llegado ahora su trabajo que Mirtha Legrand, sorprendida en el final de su último programa, dijo “…y Rodolfo Palacios a quien hemos invitado, pero no nos ha respondido”, en referencia a la presentación de su libro “El Clan Puccio, la historia definitiva”. ¿Y cuál es la importancia? Que desde Jorge Asis, Luis Majul, Alconada Mon, entre otros, han asistido a los programas de la señora de “La Mesaza”, invitados a promocionar sus obras. Conociéndolo no asombra, lo cual agrega un poco de misterio al personaje.

Trabajó en el diario Perfil y siguió algunos de los emprendimientos de Jorge Lanata, pero finalmente sus dotes natos lo impulsaron a ser su propio sostén, lo cual causa inmensa alegría porque precisamente lo que no le faltan son merecimientos, aun cuando la paga era escasa y con demora.

Dueño de un sentido del humor desopilante, espontáneo imitador de un eventual compañero, lo hacía con una  facilidad extraordinaria, casi imposible de creer. Fanático de Independiente, admirador de Bochini, experto en boxeo (cruzó guantes en el gimnasio de Di Pilato), pero lo suyo, evidentemente, no era el arte de los puños.

También supo detectar bellezas femeninas que provenían del espectáculo, como Ingrid Grudke cuando inició su carrera, quizás una de las mujeres más bonitas de la Argentina, sobre la cual no en vano echó mano Cristóbal López, el empresario más próspero del país. En ese sentido era un descubridor y por lo visto de gusto fino.

En una de las tantas noches de pizzas y cervezas en La Placita, de nuestro amigo Ismael, Susana y Fátima, estábamos de larga sobremesa en la madrugada y algún compañero preguntó ¿A quién veía más condiciones o posibilidades de llegar (triunfar) en la profesión? Sin dudar mencioné a “Fito”, rápidamente me di cuenta que excluí sin que lo merezcan a otros integrantes de la Redacción de El Atlántico, que ha sido una verdadera usina de periodistas en la ciudad.

Jorge Gómez

Un comentario

  1. UN TIPO QUE SUPO CREER EN EL MISMO. ME ALEGRO MUCHO POR SU PRESENTE, TIENE CON QUÉ PARA SUSTENTAR UNA BRILLANTE CARRERA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*