Ciudad

Puerto: crisis en tiempo de crisis

mardel15El puerto de la ciudad y su actividad pesquera no está pasando por su mejor momento, eso está claro, como también que no hay uno sino varios factores, que hacen que éste sector tan importante para la economía de la ciudad, se encuentre en una situación de conflicto y estancamiento.

No nos vamos a detener para hablar de temas como el de los buques factorías, de las licencias de pesca ni el de las pseudocooperativas. Estos son algunas de las cuestiones que tarde o temprano, algún Gobierno va a tener que analizar y efectuar los ajustes necesarios para que haya una actividad genuina, en donde se pueda tener una estadística certera de todo el sector.

La actividad pesquera no podía quedar al márgen de la situación económica del país, y particularmente de las economías regionales -las más perjudicadas-

Según un informe de la Consultora Economías y Regiones, en el acumulado del primer cuatrimestre del año las exportaciones totalizaron 117.421 toneladas, con una caída interanual del 4 por ciento. En cuanto a los embarques, en lo que va del año, se acumulan 233.779 toneladas al primer cuatrimestre de 2015 con una caída anual del 7,5 por ciento.

El análisis de NOAnomics estimó que “el dólar se apreció en el primer trimestre 23%; los precios de las materias primas cayeron 12%; el tipo de cambio real se apreció 20%, dado que la devaluación del peso fue del 14% anual y la inflación del 32%; el costo salarial aumentó 31% y los costos logísticos (transporte y comunicaciones) se incrementaron 26%; la presión fiscal es récord al equivalente a 35% del PBI, sin considerar las tasas municipales y el persistente y cada vez mayor atraso en el reintegro del IVA a las exportaciones”.

Desde la secretaría de Desarrollo Productivo de la Municipalidad de Gral.Pueyrredon, se le habría pedido al ministro de Economía Axel Kicillof, la reducción de los derechos de exportación para la pesca, donde el secretario, Mariano Pérez Rojas relacionó  el problema del sector pesquero  a una “crisis en la pérdida de la competitividad” debido al aumento de costos frente a un tipo de cambio que no va en el mismo sentido.

La intervención municipal en el otorgamiento de créditos a tasas subsidiadas, como en 2013, o la eximición de la Tasa de Seguridad e Higiene, solicitada por algunos empresarios, no son las mejores soluciones, la primera dejaría a los empresarios más endeudados y la segunda a un municipio con mayor déficit. La reducción o eliminación de los derechos de exportación, podrían aliviar parcialmente la industria pesquera, pero los factores más importantes para resolver las cuestiones de fondo, tienen que ver con las políticas económicas nacionales.

El desdoblamiento cambiario atenta contra las empresas que exportan al valor del dólar oficial y compran insumos a un precio del 40% o 50% más caro.  Hay un superdólar en el mundo entero que desconoce la inflación, a contramano  la Argentina, con altos niveles de inflación poca apreciación de la moneda estadounidense, hace que aumenten los costos empresariales por incrementos de salarios, costos de logítica y aumentos de la presión impositiva  en un Estado que necesita cada vez más dinero de los contribuyentes para paliar el gasto público. Eso da como único y descontado resultado, la pérdida de competitividad, el degrado y una crisis progresiva y terminal.

Claudio Oscar D’Alessandro

Periodista especializado en Periodismo y Economía Política  y en Investigación de Mercado (UNMDP)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*