Ciudad, Información General

Preocupación del Colegio de Arquitectos por el uso del espacio público en temporada

blankLa Mesa Directiva del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires Distrito IX expresó su “preocupación” por lo que pueda ocurrir en la próxima temporada en las ciudades turísticas y balnearias y señalaron que “debemos prestar especial atención a la región en general”.

A través de un comunicado, la entidad señala que hace unos meses desde la cámara que nuclea a los empresarios del sector de balnearios y gastronomía, han presentado un protocolo de funcionamiento circunscripto a su área de explotación económica. Ahora, se está a la espera de la elaboración de algo similar para las áreas de uso público, “cosa que hasta ahora y de acuerdo con la información con la que contamos, nadie ha presentado”, resaltaron.

“Es sabido que por lo pronto en Mar del Plata y otras localidades del mencionado Distrito, existe un déficit en la cantidad de espacio público por habitante de acuerdo con los parámetros que estipula tanto la Organización Mundial de la Salud como la ONU Hábitat. Según un estudio realizado por el equipo de Iniciativa de Ciudades Sostenibles y Emergentes del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Mar del Plata contaba con sólo 3.38 m2 de espacios verdes por habitante. Muy por debajo de los 10 a 15 m2 que estas organizaciones estiman como necesarios. Estos datos son previos e independientes de la actual situación generada por la pandemia”, explicaron.

“Sabemos que la próxima temporada estival nos enfrentará con una situación atípica y desconocida. La necesidad de distanciamiento interpersonal exigido por las condiciones sanitarias imperantes, interpela a los gobiernos locales a tomar todas las medidas necesarias para disponer la mayor cantidad posible de espacio al aire libre”, expresaron desde el Colegio de Arquitectos.

En ese sentido indicaron que “esto se ve reflejado en los atinados proyectos que existen tendientes a generar corredores comerciales con prioridad peatonal, o corredores gastronómicos que maximicen los espacios exteriores de expansión. En este contexto es lógico pensar que en las urbes costeras este año el recurso crítico no serán las camas de hospedaje sino el espacio de arena de uso público. En síntesis, podremos recibir tantos turistas como espacio de arena de acceso irrestricto dispongamos”.

Más allá de los protocolos aprobados para el área de explotación privada, están ocurriendo algunos hechos que parecen ir a contra mano de lo que la coyuntura exige. “Notamos incumplimientos en algunos sectores de la costa en cuanto al manejo exigido de la arena, o algunas obras civiles tendientes a minimizar el espacio natural y de acceso irrestricto en otras áreas. Las autoridades locales deben estar más atentas que nunca a estas problemáticas en las condiciones que impone la situación actual”, expresaron.

Por otra parte, las autoridades colegiales manifiestan que “vemos como contradictorio que en las plantas urbanas se piense en aumentar los espacios de uso peatonal incorporando calles de restricción vehicular; ampliación de espacios de vereda para gastronomía y recreación; se busque incorporar a los sectores cerrados patios y terrazas, mientras que, por el otro, el sector privado de arena sigue sin ceder metros a lo público, o lo que es peor, se reduce por construcciones de dudosa legalidad; avance de concesiones y permisos para promociones, publicidad u otras actividades que cercenan superficie a lo público cuando más la necesitamos”.

La Mesa Directiva de la entidad consideró que en la próxima temporada estival “vamos a tener que atravesar una situación sanitaria delicada, que merecerá un equilibrio entre economía y salud. Desde los distintos sectores productivos sabemos que nuestras ciudades necesitan del turismo como principal generador de recursos económicos”.

Y concluyeron que “la superficie de arena de uso público, será esta próxima temporada la principal materia prima necesaria para que todos los sectores económicos se puedan desarrollar de la mejor manera posible, dentro de esta difícil situación. Dilapidar este recurso avalando desde el Estado incumplimientos contractuales o materializando obras contrarias al sentido común, es una actitud suicida en la actual coyuntura económica y de desocupación que vive la región”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*