Cultura

Por visibilizar la problemática de la salud mental: La obra teatral “Los hijos de Eva” declarada de interés de la Defensoría del Pueblo

La Defensoría del Pueblo entregó este viernes en un acto desarrollado en la Plazoleta del Turista, la resolución que declara de su interés a la obra teatral LOS HIJOS DE EVA, “por su aporte a la visibilización de la problemática de la salud mental en nuestro país, y por contribuír a cambiar los prejuicios sociales que se pueden tener sobre aquellos que conviven con enfermedades y transtornos mentales”.

 

La obra se pone en escena en el Teatro del Hotel Provincial, y su elenco está compuesto por  Julián Outeda, Ezequiel Esteban Martínez, Diego Doello, Sebastián Sinnott, Santiago López Feijoo, Diego Schmukler, Agustín Segura y Ariel Landriel, con texto y dirección de Diego Doello, la asistencia de dirección de Sebastián Díaz y en la producción Lupa contenidos.

 

Participaron del acto los el director de la obra Diego Doello, el asistente Sebastían Díaz, los Defensores del Pueblo Fernando Rizzi y Walter Rodriguez, el Vicepresidente del Emtur Jorge Zanier, el Subsecretario de Cultura Marcelo de la Plaza y el Jurado del Premio Estrella de Mar Sergio Ojea.

 

Cuenta historias de personas con patologías psiquiátricas que conviven en un instituto, y es un llamado a reflexionar sobre la importancia de la rehabilitación y sociabilización de pacientes con padecimientos y que conviven con patologías mentales.

 

Los hijos de Eva es una historia inspirada en diferentes casos reales que dio lugar a la creación de cada personaje, lo que hizo que los actores puedan trabajar de manera conjunta con los pacientes en estado de internación del hospital José T. Borda, logrando una interacción distinta en la conformación de personajes, así mismo brindo el espíritu y la responsabilidad con la que se cuenta esta historia, el cual cuenta con el apoyo incondicional del Centro Cultural Borda desde su fecha de estreno en el año 2012.

 

La obra cuenta la historia de cinco pacientes dentro de la habitación de un hospital psiquiátrico, en donde se despliegan sus personalidades y sus historias, como así también sus delirios, dejando entrever sus realidades y sus deseos, sus emociones y sus sueños, porque es importante remarcar que el enfermo mental, también sueña, desea, ama y tiene ganas de vivir en sociedad, y por ello “los hijos de Eva” abre esta puerta para que reflexionemos sobre la importancia de brindarle una oportunidad a todos aquellos que padecen estas patologías, para que puedan volver a la sociedad y trabajar, tener amigos, familia, y momentos como todos nosotros tenemos.

Los hijos de Eva tiene el compromiso asumido con cada paciente del hospital Borda y a la vez un compromiso con nosotros mismos para poder en cada escenario que pisa, contar esta historia con la finalidad de entender que sin importar la enfermedad, sin importar el padecimiento el mejor remedio que hay aun cuando no existe una solución ante lo inevitable , es el amor, el afecto, ese abrazo único que calma el dolor, y apaga cualquier miedo, es ese remedio que se elabora en el laboratorio del vínculo con el otro en donde de alguna forma sentimos le importamos.

 

 

Los comentarios están cerrados.