Política

Pintura de Kirchner: Juntos Por el Cambio dejó sola a Costanza Addiechi; mordaz twitter de Campanella

Costanza Addiechi resolvió actuar en el marco de su competencia, sin la intervención del secretario de Gobierno, Santiago Bonifatti, (no respondió a las llamadas) y las expresiones de acompañamiento público, aparecieron luego en las cuentas oficiales de las redes sociales, es muy clásica esa fugaz aparición en estos casos que generan compromisos que políticamente son una tendencia.

Hubo una notoria ausencia de miembros de la planta política en el lugar, para respaldar y proteger a la artesana en la restauración de monumentos históricos. Addiechi, en forma reservada expresó su molestia y malestar por esa razón, ya que ni siquiera en principio medió una simple llamada telefónica.

En primer lugar, asumió personalmente las explicaciones ante la población, en el inesperado suceso, al cual tuvo acceso la prensa por canales que opera la municipalidad, cuando se habla por terceras personas.

 Luego ya en el lugar del hecho, como lo muestran las fotografías, no hubo ni funcionarios del Departamento Ejecutivo ni concejales oficialistas, una ausencia dramática desde el punto de visto político. Hasta por una elemental cuestión de seguridad, nadie previó una guardia mínima para protegerla en su integridad física ya que corría sus riesgos, como resulta obvio.

El público en general, que pasea por el lugar más transcurrido de la ciudad a la hora del esparcimiento, le demostró su solidaridad a la funcionaria, expresándole demostraciones de aprobación y acompañamiento.

También en ese marco, llamó la atención que se difundieran imágenes y detalles sólo burocráticos, de la visita que recibió el intendente Montenegro de Víctor Santamaría, alineado con la Casa Rosada y próximo a desembarcar con Página 12 en Mar del Plata, mientras conmocionaba simultáneamente en el orden nacional lo ocurrido en Mar del Plata.

Y hasta el laureado director de cine internacional Juan José Campanella (referente top de las convocatorias a las marchas) tuvo una mordaz intervención mediante un twitter, en el que se preguntó “¿si en Mar del Plata se inauguró el telégrafo?”, en una clara crítica con gusto a poco y nada, que salió desde los despachos oficiales de General Pueyrredon.

 

Es decir no tuvo el respaldo institucional y político imprescindible frente a lo ocurrido, que hasta puede ser contemplado como una contravención, medida en términos simplificados, aunque existen normativas específicas para la intervención en ese lugar, que prevén mayor rigurosidad.

Cierta desazón generó observar a Costanza Addiechi, la titular de la Dirección de Restauración de Monumentos Históricos, en absoluta soledad limpiando el retrato del ex presidente Néstor Kirchner, que agrupaciones kirchneristas pintaron en las últimas horas en la Rambla de Mar del Plata.

Addiechi revistaba en la planta de personal de la municipalidad, y durante la gestión del ex intendente Carlos Arroyo fue nombrada como directora coordinadora de la Restauración de Monumentos Históricos, dependiente de la Secretaría de Gobierno. Lo cual elevó la jerarquía de Addiechi,  brindándole mayor disposición de presupuesto, para recuperar emblemáticos elementos en toda la ciudad.

Si bien desde la Municipalidad se aseguró que harán la denuncia pertinente, ante lo que significa un agravio contra un Patrimonio Histórico Nacional, como fue caratulado ese espacio de la ciudad, no hubo demasiadas voces oficiales que se expresaran públicamente para repudiar este acto.

Constanza Addiechi, cuando tuvo luz natural (como lo demuestra la foto) fue la primera en iniciar los trabajos de restauración en La Rambla. Funcionarios y concejales oficialistas brillaron por su ausencia.

No acompañar de manera presencial a Costanza Addiechi en La Rambla, no fue el mejor gesto político del gobierno de Juntos Por el Cambio.

La funcionaria ayer a las 08.00  comenzó con trabajos de restauración, limpiando baldosas luego de que no sólo se pintara el retrato de Kirchner, sino que además en las últimas horas un grupo de personas, se habían acercado a intentar borrarlo empeorando la situación.

Si bien el mural, creado por integrantes del centro cultural “La Casa de Enfrente” y de la agrupación juvenil “Aluvión”, se puede entender como un homenaje, lo cierto es que se hizo sin autorizaciones pertinentes y en un lugar emblemático de la ciudad, que corresponde a todos los marplatenses.

Claro también que la delicada situación que atraviesa la ciudad, con la pandemia de coronavirus y las maniobras que debe realizar el intendente Guillermo Montenegro para ser dialoguista con los gobiernos nacional y provincial, a la vez que opositor y cercano al discurso de Juntos por el Cambio, genera situaciones como ésta en las cuales se intentan evitar expresiones fuertes, para no confrontar con el oficialismo.

De todos modos la ausencia de mayor personal municipal y la sola presencia de Addiechi limpiando baldosas a mano, para constatar el estado del material, es sin dudas una falta de estímulo político y de una violencia simbólica hacia la persona que conduce la Dirección de Restauración de Monumentos Históricos.

4 Comentarios

  1. Triste imagen de una mujer hincada en soledad por la desidia de quienes deben acompañarla y la irresponsabilidad de quienes no conocen valores. Gracias Constanza.

  2. Hay una Subcomisaría en el lugar (Subcomisaría Casino) que, seguramente, vieron todo el proceso de pintura de ese mamarracho; digo yo, no puede actuar, ante lo que se estaba haciendo? O solo se dedicó a mirar a quienes hacían la “obra de arte”?

  3. SON TODOS UNOS CAGONES, DESDE EL INTENDENTE HASTA TODOS LOS FORROS QUE LO ACOMPAÑAN Y LA CONTRA TAMBIEN. HUEVOS TIENE LA RESTAURADORA QUE SE CARGA EL MUERTO A LA ESPALDA SIN APOYO DE NADIE PORQUE QUIERE A SU CIUDAD Y AL PATRIMONIO

  4. Esa funcionaría decidió sola hacer ese trabajo, no hacía falta. Iba a llover al otro día, y como no podía ser de otra manera , no iba a quedar rastro. Fue una reacción exagerada de ella, tal vez los demás funcionarios son los que actuaron más razonablemente. Yo particularmente estoy encantada con el homenaje, mucho más que con muchas intervenciones berretas de la Rambla que en el pasado me dieron vergüenza ajena. Cómo la mugre y el olor a pis que hay siempre.
    Además, está todo lleno de chicles pegiteados que nadie limpia tampoco.