Policiales

Pinamar: cayó banda de gitanos que robaba casas gracias al rastreador de un iPhone

Una distracción puede destruir un plan complejo. Eso estarán pensando mientras el tiempo les pasa lento en la cárcel los integrantes de la banda de ladrones de viviendas que cayó este lunes en la localidad de Pinamar por culpa del rastreador satelital de un iPhone que habían robado.

Es que toda la logística del grupo, conformada por integrantes de una familia de gitanos, se desmoronó gracias a un teléfono celular. Los ladrones venían robando bajo la modalidad “escruche” (entrar a casas cuando sus ocupantes no están) desde hacía unos días y se “camuflaban” alquilando casas grandes en la zona más rica de Pinamar. Pero gracias al alerta del iPhone la Policía bonaerense realizó varios allanamientos y los descubrió.

Así, se desenmascaró la modalidad. Los ladrones alquilaban residencias de alto valor adquisitivo en el barrio Norte de esta ciudad con el fin de pasar inadvertidos y tener información de las casas lindantes. Cuando veían que sus vecinos dejaban las propiedades, ellos entraban. Según contó uno de los investigadores, creen que no sería el primer verano que lo hacen.

En los tres allanamientos se incautaron cuatro teléfonos iPhone 6, tres valijas, ropa, dos carteras, un bolso, un home theater, una pava y una cafetera eléctrica, un parlante wifi y un pendrive. También se requisaron una camioneta Ford Ranger y un Volkswagen Vento, que serían los vehículos en los que se moverían los presuntos delincuentes.

La investigación comenzó después de un “escruche” ocurrido el último fin de semana. Las víctimas llegaron a la casa, ubicaba en Avenida del Libertador 4160, donde estaban alojados los ladrones y desde el exterior reconocieron sus pertenencias. Luego, hicieron la denuncia a la policía.

Cuando los uniformados llegaron había dos mujeres de la comunidad zíngara, quienes fueron aprehendidas e imputadas por el robo junto a tres hombres que llegaron al lugar en defensa de las dos mujeres. No fue sencillo, ya que se trenzaron en lucha con los agentes y fueron demorados por atentado y resistencia a la autoridad.

Además se realizaron otros dos procedimientos, uno de ellos en una casa ubicada en Nautilus esquina Olimpo, donde secuestraron otras pertenencias. El otro se concretó en calle Burriquetas al 4100 y también hallaron más objetos.

Los implicados, con domicilio en Capital Federal, podrían tener vínculo con otras ramificaciones de una familia zíngara conocida por dedicarse a cometer distintos delitos como homicidios y robos en el conurbano bonaerense y Ciudad Autónoma de Buenos Aires. También se sospecha que estas personas están relacionadas con hechos cometidos en años anteriores, ya que algunos vecinos reconocen haberlos visto en otros veranos por la zona.

Los sospechosos llegaron a Pinamar el viernes pasado y ocuparon la casa de Avenida del Libertador. En la madrugada del sábado comenzaron a robar en las casas cercanas. No tuvieron demasiado éxito.

Los comentarios están cerrados.