Política

Peor que los fondos buitre: carroña pura en el Estado

00114365802Las víctimas son empleados públicos, nacionales, provinciales y municipales miembros de fuerzas de seguridad, FF.AA., jubilados y pensionados.  Los beneficiarios las financieras que cobran casi el 100 % anual sobre préstamos tomados con recibos de sueldo. La cuota mensual se descuenta con la percepción de haberes, lo cual asegura una cobrabilidad del 100 %, es usura acá y en la China, cuando se reflejan índices de inflación truchos y arreglos de sindicalistas.

En Mar del Plata y en otras ciudades del país, los centros urbanos están invadidos con éstas financieras que gozan con información privilegiada, además de poder a la base de datos con todas identificaciones de los empleados.

Mientras haya cupo (o límite de crédito) los préstamos se pueden renovar automáticamente, al pagar la mitad del mismo, lo cual va induciendo al deudor a agotar su límite y tener que devolver lo adeudado en cuotas cada vez mayores, que le reduce el salario a una mínima expresión. No es raro que las deducciones superen el líquido del recibo de sueldos o de haberes.

Para tener una idea de cuál es el impacto, vale decir que $ 5.000 se devuelven en 8 cuotas de $ 1.040, en este caso prácticamente 90 % anual de interés. Cuando CFK y Kicillof hablan de fondos buitre, deberían referirse a esta carroña nacional, que obviamente cuenta con la complicidad oficial, sin la cual no se podría llevar  adelante semejante usura.

También hablan de precios cuidados o consumo protegido y de la renta financiera, pero todo esto se puede observar a plena luz del día en toda la Provincia de Buenos Aires, sin que nadie diga nada. Es la naturalización de la usura que está legitimada por ley.

Si porque para descontar de los recibos hace falta la firma del sindicato, del organismo recaudador y de los entes oficiales que participan, estos acuerdos también pasan por las cámaras de diputados, de senadores de Provincia y Nación y por los ediles de los Concejos Deliberantes que dan una mano con las ordenanzas, que dan paso a pingües ganancias, que por el daño son peor que los fondos buitre, claro que de estos nadie habla.

 

2 Comentarios

  1. Es cierto lo que dice la nota pero nadie te obliga a tomar un préstamo

  2. Cuando estás ahorcado y debés pagar, cuando una tormenta te llevó el techo, cuando tu viejo auto fundido necesita una rectificación, cuando te chocaron la moto y debés reconstruírla, cuando tu hijo debe operarse y la obra social no cubre, cuando querés montar un negocito porque nadie te da trabajo… ESTAS OBLIGADO A TOMAR UN PRESTAMO, Marcelito.
    Claro que entre tantos usureros hay que tratar de ubicar al menos peor…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*