Básquet, Deportes

Peñarol no levanta cabeza y volvió a caer en Corrientes

sublnbsmpen005San Martín se quedó con un nuevo triunfazo en Corrientes y bajó al golpeado Peñarol por un claro 100-87, consiguiendo así su décimo éxito consecutivo en casa. El elenco local tuvo una enorme productividad, mantuvo un porcentaje superior al 50% en triples en casi todo el partido (terminó con 42%, 11/26) y basó su triunfo en esa efectividad más las amplias variantes goleadoras con las que contó. Jeremiah Wood fue figura con 21 puntos, aunque también hay que destacar los aportes de John De Groat (17 unidades) y Miguel Gerlero (15 tantos). Peñarol, por su parte, encontró respuestas en Alejandro Diez (22 unidades) y Leonardo Gutiérrez (18 puntos), aunque no fueron suficientes para cortar la mala racha y el Milrayitas encadenó su cuarta caída en fila.

El arranque del encuentro arrancó a puro triples. Gutiérrez destapó el marcador inicial del juego con una bomba, pero Ciorciari respondió por la misma vía para empatar el encuentro. La intensidad de San Martín tuvo un mejor balance, Ciorciari y Wood empezaron a tener protagonismo en el goleo y de a poco fueron sacando diferencias. Por el lado de Peñarol, Leiva se mostró muy activo y fue uno de los motores del equipo asociándose con Konsztadt, pero el Rojinegro se mantuvo al frente (16-9). La muy buena efectividad y la propuesta vertigosa de San Martín pesaron en aquel comienzo.

Peñarol descontó levemente con una bomba de Gutiérrez, la visita defendió mucho mejor y logró frenar ciertos embates del cuadro local. Gracias a ello y a las soluciones que llegaron desde el banco, con Diez y dos bombas consecutivas de Fernández, los marplatenses consiguieron empatar el trámite en 20. Peñarol le encontró cierta vuelta al juego, sobre todo para defender al dueño de casa. Sobre el final, De Groat clavó un nuevo triple para los correntinos y eso permitió que el local cierre los primeros diez minutos adelantándose por la mínima: 23-22.

La fórmula ofensiva del Milrayitas recayó en la buena distribución del balón para encontrar al jugador libre de marca. Con eso, Peñarol pudo reponerse del inicio dubitativo y consiguió equiparar el juego aunque no le alcanzó para ser muy superior a un San Martín despierto e intenso. Los de Sebastián González supieron apoyarse en los aportes de De Groat pero generalmente tuvieron varias alternativas como Bolívar, Lescano o Gerlero; mientras que en la visita la potencia de Diez, más algunos arrestos de Gutiérrez y Konsztadt desde el perímetro.

El juego se mantuvo muy parejo y la diferencia prácticamente no pasó a ser mayor a una posesión. A falta de poco menos de dos minutos para el cierre del parcial, el Rojinegro logró meter una ráfaga de puntos aprovechando muy bien las pérdidas de Peñarol. Los triples de Verón y Bolívar, más la constancia de un Wood de lo más productivo, empujaron al anfitrión a una sobria ventaja de 50-41 en el ocaso del cuarto. En el minuto final, Lescano sumó desde la línea de castigo (52-41) y permitió que San Martín se vaya al descanso largo con una diferencia de doble dígito y sacándole jugo al cierre del periodo.

En el reinicio de las acciones, San Martín conservó la ventaja y no permitió que Peñarol disminuya la brecha. Los correntinos siguieron siendo intensos, Calvi, Wood y Gerlero le dieron un buen empuje al local y aunque Peñarol no bajó los brazos San Martín se disparando de a poco. Los dirigidos por Fernando Rivero estuvieron más erráticos, Konsztadt aportó un triple pero poco efecto tuvo: 59-45. San Martín y su empuje se adueñaron del trámite del partido, pero de todas formas no podían terminar de relajarse ante el acoso de un Peñarol errático pero batallador.

Entonces comenzó un tramo donde ambos equipos brindaron un show de triples. Gutiérrez tomó un gran protagonismo en ese tramo pero San Martín supo responder con Gerlero. La diferencia no bajó del doble dígito, y mucho de ello se debió al dominio de Wood en la pintura, ganando sus duelos ante Leiva y dejando entrever las falencias de un Peñarol que dejó muchísimos huecos en defensa. Las pérdidas del Milrayitas fueron el otro gran déficit, capitalizado de excelente forma por San Martín.

Los extranjeros del equipo de González no cesaron en su aporte, San Martín pasó a controlar claramente el encuentro y una bomba de De Groat permitió que la diferencia se escape a una máxima de dieciséis unidades (74-58) a 2m26s. Tanto Diez, como Sahdi y Massarelli, aportaron puntos sobre el final del parcial pero no mermaron la diferencia de tantos que consiguió el dueño de casa: 79-66.

En el arranque del último capítulo, San Martín siguió abusándose de las falencias de la visita y la diferencia llegó a ser de casi veinte tantos (89-71). El tramo de 10-5, no tan contundente desde los números pero que dado el arrastre pareció determinante, tuvo gran responsabilidad en los puntos añadidos por los extranjeros del equipo correntino y un Gerlero de lo más activo. San Martín tuvo más actitud en el final, nunca dio por muerta una bola y de a poco empezó a jugar con el reloj a su favor. Obviamente, la intensidad del anfitrión fue clave para desequilibrar a un Peñarol mucho más estático.

Pero cuando dio la impresión de que el partido estaba liquidado, el Milrayitas despertó y se ilusionó con una buena ráfaga de puntos. Varios actores empujaron esa reacción de Peñarol, que clavó un parcial de 9-1 (con Boccia, Massarelli, Sahdi y Diez) y puso a la visita a tan solo diez unidades de distancia (90-80). Pero después de un tiempo muerto pedido por González, el Rojinegro volvió a encenderse ante el llamado de atención rival y volvió a sacar diferencias. Wood y Gerlero elevaron sus producciones, y en los últimos cuatro minutos San Martín terminó de liquidar el pleito: 100-87 y un nuevo triunfo de los correntinos en su estadio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*